Síguenos en: Menu

'¡Yanquis, fuera de aquí!': chavistas desafían a EEUU con ejercicios militares


CARACAS
"¡Yanquis, fuera de aquí!", gritó Erica con furia antes de golpear con un fusil a dos muñecos de trapo durante ejercicios militares convocados en Venezuela tras la advertencia de Estados Unidos de intervenir militarmente en el país.

Centenares de civiles se concentraron desde temprano en el Patio de Honor de la Academia Militar, en el paseo de Los Próceres (oeste de Caracas), donde soldados les dieron rápidas lecciones de combate y manejo de armamento.

Unos hacían fila para maniobrar baterías de cañones antiaéreos o empuñar un bazuca, otros recibían adiestramiento de tiro con fusiles, simulaban combates cuerpo a cuerpo o cumplían circuitos de resistencia física.

"Yo ya viví lo que hay que vivir (…) Ojalá que no pase nada, pero estamos dispuestos a todo", dijo a la AFP Erica Avendaño, de 60 años, después de superar neumáticos colocados como obstáculos, reptar a través de un túnel y atizar a un par de maniquíes con el arma.

"Uno no tiene esa capacidad para saber cómo agarrar un fusil, en qué momento dispararlo, pero aquí estamos aprendiendo (…) cómo te tienes que parar, cómo manipularlo", afirmó a su vez Gregorio Valderrama, obrero de la construcción de 23 años que era guiado por militares para ajustar la puntería.

Gregorio, padre de tres hijos, asegura prepararse para "defender a mi país y a mi familia".

A Los Próceres llegó en horas de la tarde una "marcha antiimperialista", convocada en rechazo a las sanciones financieras impuestas el viernes por el gobierno de Donald Trump a Venezuela, así como a la advertencia del mandatario estadounidense sobre una "opción militar".

Parte de la movilización transcurrió bajo una fuerte lluvia.

Los seguidores de Maduro, muchos vestidos de rojo (color que identifica al chavismo), pasaron a lo largo del día por las distintas estaciones de ejercicios dispuestas por los militares en Los Próceres, que forma parte del mayor complejo militar venezolano.

Parecían estar en un parque, pero Francis Bello, de 43 años, advirtió que "esto no es un juego", tras probarse un uniforme militar.

"Esto no es solamente venir y ponerse este traje. Es saber utilizarlo", comentó a la AFP Francis, con el rostro pintado de verde y negro.