Síguenos en: Menu

Venezuela podría importar petróleo por primera vez en su historia


Argelia es el candidato principal para la importación de petróleo ligero, que se usaría para diluir el propio crudo extrapesado, según un documento de la empresa al que Reuters tuvo acceso el miércoles. A pesar de que Venezuela es el país con la mayor reserva petrolera de todo el mundo, PDVSA en los últimos años ha estado comprando cada vez a mayor volumen, cantidades cuantiosas de nafta pesada para mezclar con la extracción de crudo extrapesado de la Faja Petrolífera del Orinoco, su mayor región productora. Esto se debe a que la utilización de estas mezclas ha sido el mecanismo más viable para poder convertir el extrapesado en un producto de exportación de mayor demanda, tomando en cuenta el declive que ha sufrido la producción local de crudos livianos y medianos que antes se usaban como diluyentes, y también debido a los retrasos en la construcción de nuevos mejoradores que puedan cambiar la calidad del crudo.

La nueva estrategia de la empresa consistiría en importar crudo Saharan Blend de Argelia, a fin de evadir el golpe al flujo de caja que ha estado significando las compras de nafta a elevados precios en el mercado abierto, afectando así la principal fuente de ingresos del gobierno de Nicolás Maduro. Las negociaciones se estarían realizando con la estatal argelina Sonatrach para adquirir crudo, dijo una fuente cercana a las firmas. Respecto a esta situación, el Ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, expresó que la medida de importar petróleo por primera vez en la historia de Venezuela (país que vendió en el mercado internacional el año pasado un promedio de 2,43 millones de barriles por día –bpd– de crudo y derivados, según cifras de PDVSA), simboliza el "último recurso" para contar con suficiente diluyente para sus crudos extrapesados.

El establecimiento de un contrato de suministro reduciría notablemente los costos en comparación con las compras de nafta. No obstante, la empresa debe encontrar una solución urgentemente sea cual fuere, ya que convertir el crudo local en un producto liviano de exportación con alta demanda es la principal prioridad. De concretarse las negociaciones, transportarlo hasta Venezuela desde Argelia, toma unos 20 días y, si usa su flota propia, PDVSA podría ahorrar unos 3 millones de dólares en flete por cargamento, según explica el documento.

Economía Sin Secretos