Síguenos en: Menu

Venezuela: Oficialismo arrasa en elecciones municipales


CARACAS

El partido de gobierno en Venezuela arrasó el domingo en las elecciones municipales al ganar casi todas las alcaldías del país en medio de un boicot de la oposición, que ahora enfrenta el riesgo de no poder participar en los próximos comicios.

En su primer boletín, el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció que los candidatos del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganaron casi todas las alcaldías de las capitales de los 23 estados y Caracas. La oposición obtuvo tres de los cinco municipios de la región capital y de la ciudad occidental de San Cristóbal, que siempre han sido bastiones de la oposición.

Los resultados, que consolidan la hegemonía del oficialismo en el interior del país, representan un duro revés para la oposición que en las elecciones municipales de 2013 había logrado más de una veintena de alcaldías entre ellas las de las capitales de las principales ciudades del país. Hace dos meses la oposición también sufrió una dura derrota en las elecciones de gobernadores, en las que en oficialismo logró 18 de las 23 gobernaciones.

En una concentración en la histórica Plaza Bolívar del centro de la capital, el presidente Nicolás Maduro señaló que el oficialismo ganó "más de 300 alcaldías" de las 335 que estaban en disputa y la gobernación del estado petrolero del Zulia. Consideró los resultados como una "gran victoria".

"Hoy es la victoria del pueblo venezolano frente al imperialismo de Donald Trump", declaró.

El domingo también se repitió la elección de la gubernatura del estado de Zulia, celebrada hace dos meses, por decisión de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, que anuló el triunfo de un opositor que se negó a reconocer al organismo.

Al grito de "victoria, victoria popular", Maduro celebró ante cientos de seguidores el triunfo de los candidatos oficialistas, y aseguró que con la participación de 9,3 millones de votantes se derrotó a la oposición, a la que acusó de "sabotear" el sistema electoral y de tener miedo.

Más temprano, el mandatario manifestó su apoyo al criterio de la Asamblea Constituyente de que los partidos opositores que no participaron en este proceso "no pueden participar más" en las votaciones.

"Hoy desaparecen totalmente (los partidos opositores)", acotó.

"Quien se vale del hambre del pueblo mediante un sistema electoral fraudulento no debe cantar victoria", expresó la coalición de la Mesa de la Unidad Democrática al desestimar los resultados electorales, y denunció en un comunicado que "no hubo elecciones en los términos que establece la Constitución".

En los comicios no participaron Primero Justicia, Acción Democrática y Voluntad Popular, tres de los cuatro principales partidos de oposición, que llamaron a un boicot contra el CNE, controlado por el gobierno.

Los opositores acusan al ente de cometer fraude en las pasadas elecciones regionales que ganó el oficialismo y de no garantizar las condiciones para un proceso libre y transparente.

Algunas pequeñas organizaciones y dirigentes opositores se desvincularon de los grandes partidos y participaron en la consulta, situación que agudizó las fracturas dentro de la coalición opositora que enfrenta una crisis interna.

La alianza se mostró dispuesta a superar las divisiones para reagruparse y unificar criterios para ejercer una mayor presión nacional e internacional por el rescate del derecho al voto.

La vicepresidenta del CNE, Sandra Oblitas, indicó a la prensa que en la consulta hubo una participación de 47,32%, por debajo de la participación de 2013, que fue de 58,9%.

"No hay sorpresa", afirmó Luis Vicente León, presidente de la encuestadora local Datanálisis, al reconocer que se esperaba que el oficialismo arrasara en estas votaciones porque estaba compitiendo contra un puñado de candidatos que solo contaban con el apoyo de pequeñas organizaciones.

León dijo en su cuenta de Twitter que este resultado "no refleja el mapa de preferencias políticas de Venezuela, en este caso por decisión opositora".