Síguenos en: Menu

Venezuela: la libertad está cerca


En Venezuela, cada minuto, cada hora, cada día que transcurre está colmado de una valentía y un coraje a toda prueba por un pueblo que se resiste a un régimen tiránico, sangriento, asesino y terrorista, que no escatima esfuerzos en reprimirlo, ensangrentarlo y matando a sus hijos, estudiantes todos en su gran mayoría, que prefieren morir de pie a vivir de rodillas.

El pueblo de Venezuela, en las valientes voces de María Corina Machado, Lilian Tintori, la mamá de Leopoldo López y muchas más, se unen para decirle al mundo que ese país, ese cielo y esa tierra la defenderán al precio que sea necesario, que no claudicarán en su lucha en las calles hasta arrojar de donde se encuentran atrincherados a los verdaderos enemigos del pueblo venezolano, como Nicolás Maduro y su pandilla de forajidos, que, siguiendo al pie de la letra las órdenes de Raúl Castro en La Habana, emplean los mismos métodos fascistas impuestos al valiente pueblo cubano: brigadas de respuesta rápida, milicias armadas (entiéndase delincuentes armados), colectivos de motociclistas, etc.

Como decía la líder de Venezuela al Mundo, María Corina Machado, no dejaremos las calles, porque las calles son del pueblo que, enérgico y viril, cada día se levanta con el patrio propósito de hacer a Venezuela libre o morir por ella. La suerte está echada, al régimen le quedan horas, pero son las horas más difíciles, pues, acorralados en su madriguera de odio y cobardía en lo único que piensan es en matar para llevar adelante sus terribles planes.

Al mundo entero le decimos: ¡despierta! En Venezuela se está librando una lucha por la libertad y la democracia de todo este continente.

¿Por qué tanta indolencia? ¿Por qué tanta apatía? ¿Dónde están los países con vergüenza, honor y con gobiernos demócratas en América Latina? ¿Dónde están las voces, por qué no se escuchan, como no se escucha la voz del Vaticano? ¿Será que el Papa Francisco padece de una enfermedad crónica de sordera social y miopía política social cuando de denunciar se trata a un régimen tiránico y despótico como el de Maduro y sus secuaces? ¿A quién le teme? Llega la hora de las definiciones, de la verdad, de situarse del lado correcto de la Historia. Y pobre de aquel que no lo haga, porque después no habrá excusas ni justificaciones. Ahora es el momento de solidarizarse con el heroico pueblo venezolano, con sus valientes hijos que se enfrentan a una feroz tiranía, como la de Maduro, Cabello, Aisami, Aristóbulo, y al "indeciso" Vladimir Padrino, que en lugar de defender al régimen corrupto que reprime y mata estudiantes en las calles, debería apuntar sus cañones contra los verdugos del pueblo que con dignidad y coraje defiende sus derechos en las calles. ¿Hasta cuándo vas a esperar? A Padrino le decimos: te llegó tu hora de decidirte por quien estás: con la Patria o contra la Patria, y ésta clama a gritos: no más muertes, no más asesinatos, no más represión; ¡basta ya! de tolerancia y servilismo ante una tiranía que nos desprecia. Somos mayoría. A estas fuerzas armadas le decimos, como dijera el poeta en encendidos versos:

"No encontréis cielos abiertos/ porque enterremos medallas,/ que el pueblo gana batallas/

con su ejército de muertos".

Los muertos venezolanos están ahí, dando la batalla, con su ejemplo, con su dignidad, con su vergüenza, con su patriotismo, en las calles hasta derrocar al tirano vil que los oprime.

Todos a alzar las voces por Venezuela, por su pueblo, por su dignidad, por sus valores morales, por el ejemplo que está dando al mundo de lo que es capaz de hacer un pueblo cuando decide romper sus cadenas.

¡Viva el hermano pueblo de Venezuela! ¡La victoria está muy cerca! Resistir es ver la libertad convertirse en una hermosa realidad. Alcemos nuestras voces por una Venezuela libre y democrática. El futuro no tiene derecho a esperar porque los sueños de libertad se hagan realidad.

LEONARDO GONZÁLEZ

MIAMI