Síguenos en: Menu

Venezolanos descontentos con el aumento salarial decretado por Maduro


El presidente Nicolás Maduro "nos está matando de hambre". Con esta frase resumió la señora María Rojas la difícil situación que están viviendo los venezolanos debido a la escasez de alimentos y medicinas y el alto costo de la vida, el cual – aseguran tanto neófitos como expertos – subirá como consecuencia del aumento salarial decretado el sábado por el gobierno.

Nota de prensa
"De un aumento de salario aislado de otras políticas económicas no podemos esperar nada bueno, porque no va a compensar la pérdida del poder de compra que hemos tenido y que seguiremos teniendo", coincidió el economista y profesor universitario Ronald Balza.

"Para proteger el poder de compra de la población, el presidente ha tomado como medida, exclusivamente, el aumento del salario mínimo. Pero no está poniendo ningún control sobre sus propios gastos, es decir, los gastos del gobierno; no ha creado un mercado de divisas al cual haya acceso conocido y transparente, y tampoco tiene una política social complementaria que permita a los asalariados y pensionados completar sus ingresos", explicó el experto.

"Además – prosiguió – lo hace manteniendo controles de precios muy rígidos, y eso termina potenciando el mercado paralelo. Mientras el gobierno trate de tener fijos los precios de los bienes que se producen o que se importan, generará precios más altos en el mercado paralelo y, cada vez más, escasez. Esto hace que cada vez sea más duro para un asalariado no solamente pagar los productos, sino conseguirlos. El costo que no es solamente en dinero sino en tiempo también, por las colas, por la angustia, por la incertidumbre para conseguir los productos".

"Él lo que debería hacer es parar la inflación, no aumentar el sueldo. Hoy ya amanecieron las medicinas más caras. ¿Entonces, qué vamos a hacer con eso que aumentaron? ¡Nada! Parar la inflación y acabar con los bachaqueros, eso es lo que debe hacer, porque nos vamos a comer los unos a los otros", opinó la señora Margarita Tineo en una encuesta popular realizada por el equipo de Reporte Unidad.

"Más inflación. Ese aumento nos va a llevar a más crisis, eso no alcanza para nada. Todos estamos necesitados, pero ese sueldo mínimo no alcanza para nada. La cesta básica está por los doscientos mil bolívares. Uno va con 10 mil bolívares al supermercado y lo que trae es una bolsa, porque una lata de atún ya cuesta dos mil 500 bolívares, el kilo de carne esta en tres mil y tanto, el kilo de queso en dos mil 800. La verdad es que no sé qué está pensando ese señor. Nos está matando a todos de hambre, definitivamente, esa es la triste realidad. Espero que toda nuestra gente (se) llame a la reflexión con todo lo que estamos pasando", fue el testimonio brindado por la señora María Rojas.

Venezolanos están a nivel de subsistencia
Las personas encuestadas mostraron estar perfectamente informadas de la situación del país, no solo porque la viven a diario, sino porque están muy bien documentadas, como el caso de la señora Sheila Rodríguez, quien aseguró: "No hacemos nada ni con el nuevo salario ni con el aumento del cestaticket, y los que estamos jubilados, que no tenemos cestaticket, menos que menos. Al fin el TSJ hizo algo bueno y declaró constitucional el bono aprobado por la Asamblea Nacional. Pero esos 11 mil bolívares, que equivalen a 67 unidades tributarias, que fue lo que propuso la AN, tampoco llega a ninguna parte, porque la canasta básica está en 203 mil bolívares".

"Con 18 mil bolívares compras nueve kilos de carne, si acaso, y no comes 15 días. Eso no sirve para nada. Eso, para lo único que sirve, es para que los venezolanos reunamos todo ese dinero y terminemos de enterrar a Maduro", señaló, sin pelos en la lengua, la señora Gladys Rodríguez Moreno.

Wilmer Arocha no respondió a la pregunta que le hicimos sobre el aumento salarial decretado por el gobierno, pues prefirió aprovechar la ocasión para denunciar la grave situación por la que está atravesando junto con su pareja.

"A ella la sacaron de la casa donde vivía. Después de tener 20 años viviendo allí, supuestamente le apareció un dueño al terreno. Ella quedó en la calle y está embarazada. Le quitaron el agua y la luz y la sacaron. No tenemos donde vivir. Alquilé una habitación en 6 mil bolívares para ella y para mí y la vine a buscar, allí están sus cosas en una bolsa. Imagínate la situación en la que ando. Me quedé sin dinero para comprar comida esta semana porque también tuve que pagar el depósito de la pieza. Me quedé sin nada. Tendré que comer en casa de mi mama hasta que vuelva a cobrar", contó.

Al presidente le pidió "que apoye a las etnias venezolanas como dice. Yo trabajo, no estoy pidiendo casa gratis. Lo que estoy pidiendo es que le den a uno la oportunidad de sobrevivir, porque ni siquiera se está sobreviviendo", aseguró.

Fuente: La Patilla