Síguenos en: Menu

Venezolano está forzado a pasar hambre


El Gobierno nacional honró la deuda de este año por pago de servicio e intereses con los tenedores de bonos. La política de pagar primero ante de importar alimentos para los venezolanos se mantiene.

Se evita caer en el incumplimiento y las acciones legales que emprenderían los acreedores, y se restringen las compras internacionales de bienes necesarios para la población, ante la caída de los ingresos en dólares, ahora cuantificados en yuanes.

José Guerra, diputado y presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, explica que el Ejecutivo, "en todas las modalidades de deuda" acumuló compromisos propios y de PDVSA cercanos a 150 mil millones de dólares. Lo que genera un pago de deuda anual de 10 mil millones de dólares, sin incluir las obligaciones de los acuerdos con China y Rusia.

A octubre canceló 985 millones de deuda externa, asumida en la política de pedir prestado. Guerra destaca que "buena parte de la deuda hoy vigente se destinó a financiar la salida de capital, estimulada por el Gobierno con aquel nefasto esquema de deuda emitida en dólares y pagadera en bolívares".

La obligación contraída y a pagar en los próximos décadas "representa 90 por ciento de las importaciones de hoy y excede con creces el gasto social". Y es que mientras "PDVSA se endeudaba masivamente la producción de petróleo cae a un ritmo de 10 por ciento anual".

Guerra destaca que en los próximos tres años los pagos están concentrados a razón de nueve mil millones de dólares anuales, asoma más restricciones internas en un "contexto de precio del petróleo moderado y declinación de la producción de crudo". En una Venezuela "con un pueblo muerto de hambre, azotado por enfermedades y sin esperanzas".

Acusa que se ocasiona impago en la deuda social y muestra una "situación de acreedores enriquecidos, un Gobierno endeudado y un pueblo empobrecido". Responsabiliza a quienes endeudaron "irresponsablemente a Venezuela"