Síguenos en: Menu

Un vistazo al mercado financiero mundial


El primer trimestre de este año nos recordó una de las lecciones más importantes de invertir a largo plazo. El tiempo en el mercado es más importante que acertar los tiempos del mercado. Quien se hubiera imaginado la oscura mañana del 12 de febrero cuando el S&P500 perdía más del 10% en el año (su peor inicio de año en la historia) que terminaría el trimestre arriba casi 1%? El punto de la lección es que mientras los fundamentos económicos no cambien materialmente, tratar de acertar el punto más bajo de un mercado volátil es una estrategia tan errada como vender en pánico cuando los mercados se deprimen. La situación no podría parecer peor aquella mañana del 12 de Febrero, al igual que probablemente tampoco este tan bien como pareciera en estos momentos. Las expectativas en los PIBs no han mejorado notablemente, el riesgo de deflación sigue amenazando a Europa y a Japón, y China continua atravesando momentos de reajuste. El colapso crediticio en compañías de alto perfil en el sector de Energía y Minería pareciera ya haber afectado a los precios, pero probablemente cause mas shocks una vez se vayan materializando. Las ganancias corporativas en Estados Unidos siguen encontrándose con vientos en contra (el dólar y poco crecimiento económico) dando resultados menguados.

Luego de un fuerte colapso, el precio del crudo recuperó en marzo para terminar cerca de donde comenzó el año. Esto ayuda a reducir el miedo de deflación y recesión global. El oro, considerado como un activo de resguardo, logró mantener la ganancia del 20% obtenida a finales del año pasado, y el colapso de los productores de shale oil no llegó a darse.

Los inversionistas están mirando más de cerca que nunca los fundamentos. Hay una necesidad generalizada de ver los precios del crudo estabilizarse, y un parado en la apreciación del dólar. Se quiere ver algo de inflación llegando a Europa, y más claridad de parte del banco central chino para no llevarse más devaluaciones sorpresas.

Sabemos que el tiempo en el mercado es esencial ya que es muy difícil ver el giro de un ciclo económico hasta que quede atrás de uno. Por esta razón, el Comité de Inversiones de Davos Financial Group mantiene la disciplina de inversión a largo plazo, y monitorea con cautela los acontecimientos macroeconómicos globales. Sus estrategias siguen consistentes con sus perspectivas a principios de año sin haber vendido en pánico ni aumentar exposición ahora que se atraviesa un momento de calma.

Fuente: Davos Observer