Síguenos en: Menu

Ucez: 'Es urgente intervenir el mercado paralelo'


"Este Gobierno es responsable de la crisis porque sustituyeron la producción por importación y controles para beneficiar a sus más cercanos aprovechadores. Se destruyeron empresas, industrias, campos y empleos para engordar las colas del hambre", resume así la evaluación que desde la Ucez surge tras la arremetida de la devaluación de la moneda, aumento de precios de bienes y el cierre continuo de negocios.

Con la presión del dólar no oficial se levanta un tsunami de hechos que apunta a más "desempleo, desabastecimiento, empobrecimiento", condenando a las generaciones futuras a la tragedia de estar en pobreza al no contar con el dinero para acceder a comida, medicamentos y servicios esenciales. Para Gilberto Gudiño Millán, presidente del gremio, "es urgente intervenir el mercado paralelo" inmediatamente para contener la voracidad que traga la economía.

Adentrarse al plan cambiario supone asumir desde esferas gubernamentales la existencia del paralelo, "de que tiene un alto excedente de bolívares en la calle produciendo alta inflación y necesita sacar esos bolívares de circulación (y) al momento de intervenir, nosotros hacemos un llamado a que los pocos dólares que tiene la nación sean reutilizados de forma más estratégica para empezar a bajar el precio".

Alerta, en rueda de prensa, que el trabajador es "víctima" de "humillación" por no tener dinero para comer, por una inflación descarada que golpea también a los empresarios que cada día bajan las santamarías de sus negocios por la insostenibilidad del aumento de los costos de producción, por caída de la rentabilidad de la actividad.

Ver a familias hurgar en la basura, buscando alimentos, expone el peligroso destino de una sociedad en quiebre, hecho que invoca a exhortar a la clase política nacional a "dar respuesta a los ciudadanos". Apunta al Gobierno la responsabilidad de ser el causante permanente de la crisis y a la oposición de ser cómplice, bailando al ritmo del Ejecutivo sin medir las necesidades de los hogares.

Gudiño Millán insta a mirar el "desesperante" vivir del venezolano, de empresas que no aguantan, mientras que el Gobierno tiene en su poder la administración de la política y en las casas los trabajadores sienten el retroceso de sus ingresos porque no pueden comprar un paquete de pasta, arroz o harina importada de Colombia a precios exagerados.