Síguenos en: Menu

Sobrinos de Maduro negocian acuerdo para declararse culpables de narcotráfico


Los sobrinos del gobernante venezolano Nicolás Maduro que fueron arrestados por la agencia antidroga (DEA) por intentar vender 800 kilos de cocaína están negociando un acuerdo con la fiscalía federal del Distrito Sur de Nueva York, en la que se comprometerían a brindar más detalles sobre los vínculos del chavismo con el narcotráfico.

Fuentes familiarizadas con la situación dijeron a el Nuevo Herald que los acusados solicitaron una nueva postergación de dos semanas de la próxima audiencia ante la corte, donde Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas —sobrinos de la primera dama, Cilia Flores— deberán declararse culpables o inocentes.

Según las fuentes, la postergación de la audiencia fue solicitada para terminar de negociar con la fiscalía la admisión de culpabilidad, que vendría acompañada por la disposición de los acusados de brindar detalles y testimonios sobre la operación de narcotráfico a la que pertenecían, a cambio de que la fiscalía le recomiende al juez dictar una pena substancialmente inferior a la que les correspondería de ser declarados culpables en un juicio.

El juez autorizó la postergación y la audiencia quedó fijada para el jueves 17 de diciembre, según documentos de la corte.

Los atribulados sobrinos de la pareja presidencial ya habían aportados detalles adicionales durante conversaciones que sostuvieron con agentes de la DEA después de que fueron arrestados a inicios de mes en Haití, al término de una operación encubierta de ocho meses donde los jóvenes fueron grabados en video negociando los 800 kilos de cocaína de alta pureza.

Al momento de su arresto, los jóvenes declararon que la droga pertenecía al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, quien es investigado por las autoridades estadounidenses bajo sospecha de que encabeza el denominado Cartel de los Soles, organización criminal que monopoliza el narcotráfico en Venezuela.

Pero la versión fue desmontada rápidamente por los agentes, y los sobrinos presidenciales terminaron testificando que la droga pertenecía al gobernador del estado Aragua, Tarek El Aissami, quien también es investigado por las autoridades.

Observadores consultados han señalado que las autoridades han logrado armar un caso muy sólido contra los dos jóvenes.

"Es devastador", señaló Félix Jiménez, quien llegó a ocupar el tercer puesto en importancia en la DEA antes de pasar a retiro.

"Casi todas las conversaciones con ellos durante la operación encubierta fueron grabadas tanto en video como en voz. Si fue una reunión, esa reunión fue grabada en video, si fueron unas conversaciones por teléfono, esas conversaciones fueron grabadas. El caso es sumamente fuerte", explicó Jiménez.

Ante ese grado de evidencia, la única esperanza que podrían tener los jóvenes para reducir la condena sería cooperar con la fiscalía, para ayudar a enjuiciar a personas de mayor peso dentro de las operaciones de narcotráfico, dijo.

Fuente: El Nuevo Herald