Síguenos en: Menu

Salario mínimo no alcanza para la limpieza del hogar ni para lavar la ropa


Mantener el hogar y la ropa limpia ha pasado a ser una inversión bastante significativa para el venezolano debido al fuerte incremento que han presentado estos artículos en los últimos meses.

"Yo he tenido que recurrir a los jabones que venden en la calle para poder lavar la ropa porque no puedo pagar lo que cuesta un jabón de marca reconocida", contó una consumidora que se encontraba mirando precios en un supermercado de El Marqués.

En un comercio especializado en productos de limpieza por litros, ubicado en El Silencio, el litro de desinfectante cuesta 245.000 bolívares y el medio litro 122.500 bolívares; el cloro 80.000 bolívares y el medio litro 40.000 bolívares. El desengrasante, que puede ser usado como lavaplatos, lo expenden en 490.000 bolívares el litro y 49.000 bolívares 100 mililitros. El jabón líquido, que lo compran como detergente de ropa, está en 490.000 al igual que el suavizante, y en 49.000 bolívares 100 ml. Los cepillos para barrer cuestan 280.000 y un coleto 230.000 bolívares.

Una vendedora del local relató: "Esto es una opción para las personas. Sin embargo ya la gente no compra como antes, que compraban dos o hasta cuatro litros; ahora lo hacen por mililitros porque es lo que pueden cubrir con lo poco que ganan".

Los artículos con marcas reconocidas tienen un precio aún más elevado en un supermercado en La California. El detergente en polvo, que en marzo costaba 716.666 bolívares, ahora llega a 900.000 bolívares. Un incremento de 25,58% en un mes. El lavaplatos se puede encontrar en dos presentaciones: en crema 590.000 bolívares y líquido 730.000 bolívares, precios que superan el salario mínimo que está fijado en 392.646 bolívares.

El desinfectante de 900 mililitros oscila entre 301.080 y 114.240 bolívares; mientras que el cloro jabonoso está en 180.440 bolívares y un lavapocetas 511.000 bolívares. Los cepillos y coletos los venden en 272.000 y 330.234 bolívares, respectivamente.

Una clienta del lugar declaró: "Uno tiene que hacer el esfuerzo y comprar los productos al precio que marcan, qué se va a hacer. Yo lo hago, porque no confío en otros productos que venden por allí".

Una franquicia de productos de limpieza ofrece el galón de casi 4 litros de desinfectante en 1.064.000 bolívares y el medio galón, 1,8 litros, en 670.000 bolívares. El abrillantador para pisos 7.675.000 el galón y la mitad 4.900.000 bolívares. El lavaplatos de 500 ml se consigue en 890.000 bolívares y un limpiador de superficies en 650.000 bolívares. Las mopas las venden en 900.000 bolívares cada una.

"Las ventas han estado bajas por los altos precios, no cualquiera te va a pagar 7 millones por una cera de pisos", dijo el encargado de la tienda. Agregó que ese día a las cuatro de la tarde no había concretado ni una sola venta.

En El Silencio el panorama no es diferente. La vendedora de la tienda indicó que las ventas han descendido 50% con respecto a otros años. "La gente viene y compra un poco de cada cosa: 100 ml de cloro, de desinfectante o jabón. Lo que más se llevan es jabón y cloro, y con eso resuelven el día a día", señaló.

En cuanto al abastecimiento de mercancía, los comerciantes coinciden en que ha bajado la cantidad que los proveedores distribuyen. El encargado de una tienda de una marca reconocida de artículos de limpieza afirmó: "Hace dos años recibíamos como mínimo un camión completo con mercancía. Eso era como 100 unidades de cada producto. Hoy, despachan 15 o 20 unidades, o si acaso medio camión". En este negocio las ventas han caído por lo menos 80% con relación a hace dos años.

Indigentes venden las bolsas de basura usadas

Las bolsas de basura de los condominios se han convertido en un objeto oscuro del deseo de los indigentes. Ante su escasez y altos costos en algunas residencias y establecimientos han optado por adquirir las bolsas usadas.

Generalmente en los condominios, si no son muy grandes, utilizan bolsas de 40 kilos. Hace 15 días costaban 48.000 bolívares por unidad, incluido IVA.

En unas residencias en El Paraíso usan 12 bolsas promedio diarias de lunes a viernes, y sábados y domingo 14. Ante lo oneroso del gasto, decidieron comprar las bolsas sin factura para no pagar IVA. Así cancelaban por cada unidad 45.000 bolívares. En principio, adquirían 100 bolsas y gastaban 4,5 millones de bolívares. También, acordaron no sumar este desembolso al gasto común, sino que hacen una colecta entre los vecinos.

En los supermercados prácticamente ya no venden este tipo de productos y en una cadena de ferreterías su existencia es limitada.

En la avenida Francisco Solano en las noches se observa a los indigentes y a otras personas que hurgan en la basura, reunir las bolsas para luego venderlas por un precio menor. Igual se ha observado en otras partes de Caracas, especialmente donde hay restaurantes cerca, y si el aseo urbano no pasa con prontitud, entonces, la basura queda regada en el pavimento y se llevan las bolsas.