Síguenos en: Menu

Rosneft cambiará su participación en Citgo por paquete de 8 ofertas


La estatal Rosneft está en conversaciones para cambiar su participación en la refinadora estadounidense Citgo, propiedad de Venezuela, por acciones en campos de gas y petróleo y productos refinados del país, informó Reuters en su portal web.

Dos fuentes con conocimiento de las negociaciones, aseguraron que la movida busca, en parte, evitar las consecuencias de las sanciones económicas desde Estados Unidos.

Rosneft, el mayor productor de crudo de Rusia, tiene una participación de 49,9% de Citgo como garantía de un préstamo que hizo el año pasado al gobierno de Nicolás Maduro. El acuerdo con Petróleos de Venezuela ha provocado la crítica de senadores estadounidenses que no quieren que Rusia tenga una participación de activos estadounidenses, porque supondría una violación de las sanciones económicas existentes.

Las negociaciones se apuraron esta semana, dijo una de las fuentes a Reuters, cuando el mandatario estadounidense, Donald Trump, amenazó con imponer "acciones económicas fuertes" a Venezuela, a menos que el presidente Nicolás Maduro aborte sus planes de instalar la asamblea constituyente.

Tales sanciones, que podrían incluir la prohibición de las importaciones de petróleo estadounidense desde Venezuela, socavarían el modelo de negocio de Citgo y amenazarían la propiedad venezolana o rusa en la firma estadounidense, señaló Reuters.

Según la nueva propuesta discutida esta semana en Moscú por altos ejecutivos de Rosneft y Pdvsa, la participación colateral en Citgo se intercambiaría por un paquete de ocho ofertas claves, dijo una de las fuentes.

Bajo el canje propuesto, Rosneft recibiría productos refinados de Citgo como pago parcial del préstamo otorgado el año pasado. Además, tendría participaciones en tres campos petroleros: Rosa Mediano, Tía Juana y Lago Lagunillas en el petrolero estado del Zulia.

Asimismo, Rosneft recibiría acciones en dos campos de gas natural costa afuera –Patao y Mejillones– que forman parte del proyecto Mariscal Sucre, con reservas de 14 billones de pies cúbicos.

Igualmente, aceptaría la liquidación de dividendos pendientes por parte de Pdvsa en su mayor empresa conjunta: el proyecto de petróleo extrapesado Petromonagas.

Adicionalmente, la rusa obtendría derechos de venta de condensados venezolanos del campo Río Caribe, que también forma parte del proyecto Mariscal Sucre y recibiría los derechos para vender su parte de la producción de crudo de todas las empresas conjuntas con Pdvsa.

Según la propuesta, Rosneft podría presidir sus empresas conjuntas con Pdvsa de forma rotativa y estar a cargo de grandes compras.