Síguenos en: Menu

Refinanciamiento de la deuda externa cuelga de obstáculos


El precio del barril de petrolero venezolano se mantiene en las mismas cotizaciones sin aliento para trepar. El Gobierno lo sabe y evalúa los activos de PDVSA para ponerlos en garantía o posible venta a fin obtener dólares y cubrir la deuda externa y necesidades internas para las importaciones de alimentos.

Pero antes de negociar un nuevo financiamiento, sea con Rusia o China, "requiere de la aprobación de la Asamblea Nacional", asegura Guillermo García, consultor financiero. No atender al principio legislativo pone impedimentos.

Con una participación accionaria mayor en empresas mixtas o en activos tienen que evaluarse "las consecuencias que puede traer. (Porque) su participación no está siendo aprobada. ¿Tendrán a futuro validez?", cuestiona.

El Ejecutivo tiene pocas opciones para lograr divisas y responder a los compromisos. El economista considera probable que "este año o el próximo", si el precio del petrolero continúa en los "mismos niveles", habrá "un proceso de refinanciamiento".

La deuda por bonos, interés y servicios este año ascienden a nieve mil 691 millones de dólares. El 12 de abril son cerca de dos mil 458 millones de dólares a cancelar frente a una "situación económica que es muy complicada. El hecho que se cumplan con los compromisos va a permitir un respiro".

Recalca que "vienen otros pagos importantes en octubre y noviembre. Si se sigue con el modelo, independiente de si se tenga el dinero para pagar, si no se cambia el modelo muy difícilmente la economía venezolana va a mejorar".

En 2018, se suman interés y vencimientos de bonos Global 2018, además de los rendimientos generados a los tenedores y PDVSA tiene todavía activos con qué responder, aunque las finanzas se complican con el paso de los ejercicios y acumulación de costos internos.

El Gobierno necesita aumentar el flujo de caja y recuperar el nivel de importaciones, objetivos que "se van a complicar muchos más" ante la balanza de ingreso petrolero y la deuda obligada a cancelar para evitar marcadores negativos.

García destaca que el "negocio petrolero es muy atípico". Los efectos que genera una guerra inciden en el comportamiento del mercado petrolero. El caso de Irak, Libia, e Irán son casos donde las empresas "están funcionando" y los inversionistas asumen "el riesgo".