Síguenos en: Menu

Prevén caída de 22% en producción del sector privado


Con la falta de insumos, de materia prima, inseguridad jurídica y controles oficiales el sector productivo, empresarial de la región zuliana, reportó baja de las actividades y tocó 43 por ciento. El impacto de los racionamientos aceleró la caída y ubicó la capacidad en 22 por ciento, dejando inoperativo 78 por ciento áreas de producción, comercialización y servicios.

El desplome, según Fedecámaras Zulia, se "agrava" porque no existe responsabilidad en la información de qué pasará, cómo está y cuáles alternativas se proponen a los agentes productivos ante la crisis eléctrica. Carlos Dickson, presidente del sector, convoca a "abrir un franco y sincero diálogo social" al estar en peligro los bienes y servicios de la población.

Destaca que "no es viable trasladar un servicio de consumo masivo a la autogeneración particular determinada de cada consumidor", ante la medida ordenada por el Gobierno de adquirir plantas de generación para uso del sector privado. "Atender casos específicos de horas o minutos por mes" es una posibilidad en momento de contingencias, pero el uso por largos períodos de unidades es tan inviable que ni el propio Gobierno teniendo los recursos y la capacidad económica, "no pudo colocar en sus oficinas".

Dickson señala que los ejemplos están visibles: hospitales, ambulatorios, escuelas, liceos e instituciones públicas no tienen unidades eléctricas. Desde los privados se lamenta la condición de "precolapso" en la que están por los racionamientos y complicaciones para producir. Trabajar en horarios donde baja la demanda es exponerse a la inseguridad, falta de transporte y de servicios. Obstáculos reales que chocan con posibles alternativas.

"La solución real es colocar (establecer) un plan", un cronograma de que se hará ante la paralización del Guri. La "preocupación" se acentúa por el silencio de cuánto es la generación de electricidad de las plantas termoeléctricas operativas que cubren la necesidad del servicio de las empresas. "Nosotros necesitamos trabajar con planificación, de la misma manera que las familias necesitan saber a qué hora tendrán energía para cubrir sus necesidades básicas, de la misma manera el sector empresarial".

El representante pide "rebajar los controles, la burocracia, la permisología" que se exigen para las actividades económicas. El retroceso de la capacidad, ahora con los cortes, afecta la oferta de bienes a las familias que ya sufren la falla de alimentos y productos esenciales.
Paralización de Sambil

Juan Carlos Koch, gerente general de Sambil Maracaibo, lamenta que a pesar a las reuniones y propuesta de ahorro de 64 % del consumo de energía, la orden de Corpoelec es autorizar solo 900 KVA para el centro comercial, cantidad mínima para el servicio del bancos, farmacias y cavas refrigeradoras de supermercados y de la feria de comida, el resto de los servicios quedan fuera. "No hemos encontrado una repuesta positiva", señala luego de la evaluación de las propuestas. El centro comercial, donde operan 322 locales y da empleo a tres mil trabajadores, tiene un 'cierre técnico'".

Fuente: La Verdad