Síguenos en: Menu

Presupuesto de la Nación sin aval de la AN limita financiamiento externo


El de 2017 lo autorizó el TSJ; aún se espera su publicación. Expertos advierten que esto afecta las políticas públicas y recibir financiamiento. El 70% se destinará al ámbito social.



Tal como ocurrió con el Presupuesto de la Nación del 2017, el nuevo gasto del país para el ejercicio fiscal del 2018 no contará con el escrutinio de la Asamblea Nacional, sino que será presentado a la Asamblea Nacional Constituyente en los próximos días, así lo afirmó el presidente de la República, Nicolás Maduro.

Aún los detalles de este documento son escuetos: el 70% del dinero se destinará a políticas sociales, mientras que el viceministro de Planificación, Ricardo Menéndez, explicó que habrá cuatro esquemas que regirán la configuración del instrumento: protección social, disminución de la dependencia con Estados Unidos, desarrollo de la "economía de mantenimiento" y seguimiento de las políticas públicas.

Fuera de estos datos, la expectativa aumenta frente a cómo se cotizará el barril de crudo (¿en dólares, yuanes?), la tasa de inflación estimada, la asignación de los recursos y la proyección del PIB; indicadores que (excepto el precio del petróleo) siguen siendo un misterio en el documento de este año, el cual espera su publicación en Gaceta Oficial.

En 2016, Maduro aprobó por vía de decreto el presupuesto de 8 billones 479.301 millones de bolívares, así como la Ley de Endeudamiento, debido al desacato del Parlamento Nacional, y luego, el 15 de diciembre, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia declaró como legales los decretos con Rango, Valor y Fuerza de Ley 2.482 y 2.483, contentivos de los Decretos con Rango, Valor y Fuerza de Ley N°7 y N°8.



El presidente de la Asamblea, Julio Borges, se pronunció ayer martes 28 de septiembre, tildando de "ilegal" la actuación y advirtió que la ANC no está facultada para sancionar las leyes. Asimismo, acusó al Ejecutivo de pretender cometer el mismo error de el año pasado. "El artículo 313 (de la Constitución) establece que la administración económica y financiera del Estado se rige por el presupuesto aprobado anualmente por la ley, y las leyes las aprueba la Asamblea Nacional", expuso.

El constituyentista David Paravisini, lamentó que el documento no pase por la AN. "La ANC no está para sustituirla; nosotros no fuimos elegidos para revisar el presupuesto", enfatizó; no obstante, reconoció que el Presidente puede dirigirse a la ANC, optar por la reconducción presupuestaria o ir al TSJ.

Sin embargo, economistas consultados por este diario criticaron que no sea el Poder Legislativo quien le dé el visto bueno al gasto y que se oculten detalles, pues impide la planificación, contraloría e incentiva la corrupción.

"No se conocen cuáles son las fuentes de financiamiento, qué uso se les están dando a los recursos, a dónde van dirigidos, cuáles son las prioridades. De forma que esta opacidad impide tener una visión certera de cuáles son los elementos claves que está llevando a cabo el Estado venezolano y aumentan la percepción de riesgo país", señaló el director de Econoalítica, Asdrúbal Oliveros.

"Una ley que no tenga la aprobación de la Asamblea Nacional tiene vicios de ilegalidad y quien esté asumiendo prestarle al Gobierno en esas condiciones, lo hace con un riesgo bastante elevado. Justamente por eso es que al Gobierno le ha costado acceder a nuevo financiamiento", alertó Oliveros.

Escenario tributario complicado
Al igual que en los presupuestos anteriores, el del 2018 estará apoyado principalmente en los ingresos tributarios, de acuerdo con el representante de la cartera de Planificación, Ricardo Menéndez. No obstante, Oliveros considera esto complicado en un escenario en el que la recaudación fiscal ha caído un 46% entre enero-agosto de 2016-2017.

El país, además, atraviesa por su cuarto año de recesión y maneja altos niveles de inflación que impactan negativamente en los impuestos, apuntó el economista José Manuel Puente

"Los países que viven altas y persistentes inflaciones sufren mucho en sus finanzas públicas e ingresos internos. Por ejemplo, el Impuesto Sobre la Renta se recauda con un año de rezago, es decir, lo del 2017 se recibe el año que viene. En términos nominales puede que sea superior, pero en términos reales no, y esto explica por qué se tiene un déficit fiscal tan alto", puntualizó.

Estos déficits, coinciden los expertos, han llevado al Gobierno a buscar financiamiento monetario del Banco Central de Venezuela, presionando la inflación, la cual proyecta Oliveros en 2018 entre 35% y 50% mensual.

Barril de petróleo en 2018
En materia petrolera, el titular de Econoalítica sostuvo que se apreciará una caída del 10% de la producción y se exportarán 1,8 millones de barriles de crudo diario, con un precio entre $40 y $45.

Puente urgió a "recuperar la normalidad en materia presupuestaria, que el presupuesto de la Nación pase por la AN y Controlaría, y sea un documento público". "Se tiene también que eliminar todos los fondos cuasificales (fondos paralelos, que no están dentro del presupuesto) y reformular la asignación de recursos para darle mayor eficiencia", concluyó.