Síguenos en: Menu

Preparan cargos por narcotráfico contra jefe de Guardia Nacional de Venezuela


La justicia estadounidense está en vías de presentar cargos por narcotráfico contra el jefe de la Guardia Nacional de Venezuela, Néstor Reverol, un importante aliado del saliente presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, reportó el martes la agencia de noticias Reuters.

Reverol, cuyas presuntas vinculaciones con el narcotráfico llevaban años siendo investigadas por la justicia estadounidense, sería el primero de una serie de oficiales de alto grado de la Guardia Nacional que están en vías de ser acusados formalmente en Estados Unidos, dijeron a el Nuevo Herald funcionarios familiarizados con la situación.

"Son muchos los oficiales y funcionarios venezolanos que están siendo investigados, pero este lote de acusaciones que está por salir, está centrado sobre la Guardia Nacional", dijo una de las fuentes con acceso a la información que habló bajo condición de anonimato.

La Guardia Nacional juega un papel protagónico en el narcotráfico en Venezuela, dado que oficiales de este componente de las Fuerzas Armadas normalmente son usados por las distintas ramas del Cartel de los Soles para encargarse de la logística, explicó la misma fuente.

"Las dos principales organizaciones que operan en Venezuela utilizan a la Guardia Nacional como el brazo operativo del movimiento de droga […] La Guardia Nacional controla los puertos y los aeropuertos, alcabalas y aduanas, y custodia todo el espacio físico por donde transitan las drogas", agregó.

Según las fuentes, la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) viene siguiéndole la pista a Reverol desde hace al menos seis años.

El cable de la agencia Reuters, también elaborado con base en el testimonio de personas cercanas a la situación, señaló que el nombre de Reverol aparece en una acusación sellada en una corte federal de Nueva York.

Reuters dijo que no está claro cuáles son los cargos específicos que están siendo presentados contra Reverol, o cuándo se hará pública la acusación de manera oficial. La agencia reportó que el oficial venezolano no estaba disponible para comentar sobre el caso.

Irónicamente, Reverol es uno de los oficiales venezolanos que ha recibido el mayor grado de entrenamiento para combatir el narcotráfico, desempeñándose como el director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA).

Reverol también se desempeñó como ministro de Relaciones Interiores, viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana, y subdirector del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Pero las autoridades estadounidense sospechan que Reverol utilizó su jefatura en la ONA para encubrir sus operaciones de narcotráfico.

El general fue nombrado por el presunto narcotraficante Walid Makled como uno de los oficiales venezolanos que estaban en su nómina.

En una entrevista con la cadena Univisión realizada en el año 2010, Makled dijo que Reverol manejó sus empresas durante 23 meses y no le entregó los dividendos por unos $140 millones.

Este año, The Wall Street Journal publicó un artículo asegurando que la Fiscalía Federal de Estados Unidos lo estaría investigando, al igual que a Cabello, El Asissami y el ex director de Inteligencia Militar, Hugo Carvajal, por convertir a Venezuela en un eje mundial del narcotráfico.

La acusación contra Reverol se produce en momentos en que las autoridades estadounidenses comienzan a prestarle más atención a la vinculación del chavismo con las operaciones del narcotráfico, bajo la sospecha de que algunas de las figuras más poderosas del régimen son quienes controlan las operaciones de droga en el país petrolero.

En el centro de las investigaciones se encuentran Cabello, quien ha sido identificado por testigos como el jefe del Cartel de los Soles, el gobernador del estado Aragua, Tarek El Aissami, y más recientemente, Efraín Campo Flores y Francisco Flores de Freitas —sobrinos de la primera dama, Cilia Flores.

Los dos últimos fueron arrestados el mes pasado en Haití por funcionarios estadounidenses por tratar de vender 800 kilos de cocaína y tienen previsto presentarse este jueves ante un juez para declararse culpables o inocentes.

Esa audiencia había sido postergada varias veces bajo petición de los acusados, en medio de sus esfuerzos por llegar a un acuerdo de cooperación con la fiscalía con la esperanza de obtener alguna reducción de sentencia.

Fuente: El Nuevo Herald