Síguenos en: Menu

Popularidad de Fernández de Kirchner en jaque por deuda


A US$1500 millones asciende la deuda del gobierno de la presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner a los bonistas, quienes se resistieron a otras reestructuraciones ofrecidas por el gobierno. Analistas, empresarios e incluso las clases populares y figuras de su propio partido de gobierno coinciden en que el alto mando no puede seguir posponiendo esta deuda por más tiempo, ante el riesgo inminente de caer de nuevo en una cesación de pagos como la ocurrida en 2001.

"La solución es llegar a un acuerdo y la solución es pagar, obviamente", afirmó Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires. Una delegación del gobierno ha establecido reuniones en Nueva York con el abogado Daniel Pollack, designado por el juez estadounidense Thomas Griesa, el mismo que emitió la decisión de que Argentina debía pagar a los fondos de cobertura que exigen la cancelación de los bonos que cayeron en deafult de manera simultánea con el pago que Buenos Aires tiene previsto hacer a inversionistas con deuda reestructurada después de la cesación de pagos del país en 2001.

A pesar de que en 2011 la popularidad de la presidenta alcanzó niveles óptimos gracias a la bonanza generada por las exportaciones récord de soya, la generosa inversión pública en programas sociales y los subsidios, que le valieron la reelección contundente, los últimos informes estadísticos afirman que dicha popularidad se encuentra actualmente en sus niveles mínimos debido al descontento por la deuda pública y el alto riesgo de que la inflación, cuya tasa es de las más grandes del mundo, se siga incrementando.

Economía Sin Secretos