Síguenos en: Menu

Parlamentaria del Mercosur: Maduro necesita un salvoconducto para dejar el poder


La senadora uruguaya y parlamentaria del Mercosur, Verónica Alonso, dijo que la oposición de Venezuela debería ofrecerle al gobernante Nicolás Maduro una salida negociada para que deje el poder y se supere la grave crisis de la nación sudamericana.

La legisladora, quien también integra la Comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Senadores de Uruguay, cree "es una situación muy difícil (...) pero la oposición debe tener la suficiente madurez política y no buscar simplemente la revancha".

Alonso opina que una negociación de la oposición con el régimen chavista debería incluir "buscarle un salvoconducto a Maduro".

"Maduro se siente acorralado producto de la corrupción, la extorsión y el narcotráfico en el cual están vinculados directamente él y muchos de sus ministros", dijo la senadora en una entrevista con el Nuevo Herald. "Ellos saben que terminan en la justicia y terminan presos".

La senadora considera que la negociación podría beneficiarse con un interlocutor "que sea válido también para el gobierno", y citó como ejemplo al ex presidente de Uruguay, José Mujica, de quien ella personalmente está "muy lejos ideológicamente", pero que es "una figura que goza de reconocimiento internacional, demostró que creía en las instituciones y defendió la democracia".

Aunque Alonso piensa que cualquier solución a "la crisis política, económica, social y humanitaria" que vive Venezuela, "depende primero que nada de los venezolanos", los observadores y la comunidad internacional deben insistir en "generar un proceso de salida".

Destacó como ejemplo el proceso que está llevando adelante la Organización de Estados Americanos de denunciar "la violación de derechos fundamentales que está ocurriendo en Venezuela".

"La comunidad internacional no debe mirar hacia otro lado, tiene que seguir insistiendo", dijo, aunque aclaró que "eso no es suficiente".

Lo ideal, según la senadora, sería que se realizaran elecciones libres, independiente y con garantías, "y que sea el pueblo el que decida".

Pero Alonso, quien ha sido observadora de dos elecciones en Venezuela, no cree que Maduro esté dispuesto a ceder.

Alonso fue observadora independiente de las elecciones del 2013, después de la muerte del ex presidente Hugo Chávez. Maduro, designado por Chávez y representado por el Gran Polo Patriótico, y Henrique Capriles, representante de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), fueron los principales contrincantes.

El mecanismo del voto electrónico que se utilizó y que Alonso quería conocer de primera mano, "parecía moderno, ágil". Pero según la senadora, el proceso estuvo "viciado".

"Lo que yo vi es que [el mecanismo] estaba absolutamente viciado de corrupción. Vi desde camionetas de [la empresa estatal] PDVSA llevando gente a votar, a situaciones tan irregulares como un ministro amenazando a la gente que no votara por el candidato de Chávez, como llamaban a Maduro".

"Vi situaciones de total abuso de poder", afirmó.

Pero en las elecciones parlamentarias del 2015 "fue avasallante la voz del pueblo".

El proceso no sería fácil, advierte Alonso, pues habría que cambiar al Tribunal Supremo de Justicia y al Consejo Nacional Electoral. También se necesitarían observadores internacionales legítimos, dijo.

"Lo que pasó el 6 de diciembre [del 2015] fue una señal de que el pueblo habló y por más que el gobierno quisiera decir lo que no era, no pudo", dijo Alonso.

Pero "en Venezuela están rotos los puentes del diálogo y hay una polarización total. Se vive entre el amor y el odio".

Venezuela fue un pueblo que albergó a muchos uruguayos durante la dictadura, dijo Alonso, por lo que su simpatía hacia ese país tiene que ver no solo con la solidaridad, sino también es "un sentido de responsabilidad".

"Duele ver a un país que fue tan próspero, tan emprendedor, en una situación ahora en que los venezolanos mueren de hambre", dijo. "La situación es grave y se va a seguir agravando. Esto no resiste mucho más".

"Nosotros en Uruguay lo venimos advirtiendo desde hace mucho tiempo", dijo la senadora "Esto es como la crónica de una muerte anunciada".