Síguenos en: Menu

Oposición: votos fantasma le dieron la victoria a Maduro en 'obscenos' comicios del domingo


Es una teoría que mantiene entrampada a la oposición venezolana, generando profundas divisiones sobre cómo enfrentar mejor al régimen de Nicolás Maduro.

Pero los resultados anunciados de las elecciones municipales le propinaron un nuevo portazo a la reabierta tesis de una salida electoral en Venezuela, demostrando nuevamente que al régimen no le tiembla el pulso para manufacturar millones de votos fantasmas y que la población ya está cansada de que le partan el corazón en las urnas, señalaron líderes opositores.

Y es que nadie en Venezuela puede creer que nueve millones de venezolanos participaron en las elecciones municipales del domingo, dijeron dirigentes de la oposición.

"Lo que vimos ayer (domingo) llegó a unos extremos de absoluta obscenidad (...) se quitaron todas las máscaras", dijo desde Caracas la dirigente opositora María Corina Machado, al pronunciarse sobre la magnitud del fraude electoral perpetrado el domingo.

"Esos resultados no los creen ni ellos mismos", agregó desde España el dirigente opositor Antonio Ledezma, al enfatizar que los comicios del domingo registraron uno de los mayores índices de absentismo en la historia del país.

Según cifras anunciadas el domingo en la noche por el Consejo Nacional Electoral (CNE), entidad controlada en su totalidad por el chavismo, más del 47.32 por ciento de los electores, unas 9.14 millones de personas, acudieron a las urnas el domingo.

Maduro anunció que el gobierno había ganado más de 300 de las 335 alcaldías en disputa, incluyendo al menos 20 de 23 capitales regionales, así como la gobernación del estado Zulia, cuya elección se repitió el domingo luego de que el régimen destituyera al gobernador electo de ese estado, el opositor Juan Pablo Guanipa, por rehusarse a reconocer la autoridad de la Asamblea Nacional Constituyente, cuya legitimidad es cuestionada por la oposición venezolana y por la comunidad internacional.

Pero los resultados anunciados por el régimen contrastan con las múltiples imágenes transmitidas el domingo por los pocos medios de comunicación independientes que aún operan en el país. Mientras, datos filtrados por técnicos del CNE reportaban que la verdadera participación no llegó a alcanzar un 25 por ciento del electorado.

Agobiados por la peor crisis económica en la historia moderna del país, más de un 80 por ciento de los venezolanos anhela desesperadamente el fin del régimen de Maduro, el cual es visto como el principal responsable de la aguda escasez de comida y medicinas, así como de la espiral hiperinflacionaria en que se encuentra el país, asegura la gran mayoría de las encuestas.

"Ese acto, totalmente nulo, es la continuación del fraude electoral masivo cometido en la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, el 30 de julio, y que se repitió en las elecciones regionales del 15 de octubre", señaló Ledezma.

"Lo que ocurrió anoche es no menos estrambótico. Ante unos centros electorales fantasmagóricos, desolados, el gobierno aparece diciendo que votaron más de nueve millones de ciudadanos", dijo el dirigente opositor, que se encontraba bajo arresto domiciliario hasta que decidió escapar del país el mes pasado.

Dos perversas dinámicas se produjeron el domingo, agregó Machado.

Por un lado, la gente que salió a votar fue obligada a hacerlo. "Literalmente se llevó a la gente a la fuerza y se les obligó a votar negando el secreto del voto a cambio de comida. (...)

"Es un nivel de extorsión, donde se violaron todas las formas, y que fue realizado de manera descarada para convertirlo en un mecanismo de propaganda", dijo Machado.

Eso quiere decir que gran parte de los votos que se emitieron el domingo a favor del régimen, fueron emitidos a la fuerza, y en realidad no representan la verdadera voluntad de los electores.

Pero aún bajo la amenaza de dejar de recibir las cajas de comida que ofrece el régimen en medio de la agobiante escasez de alimentos, la gran mayoría de venezolanos se rehusó a participar en los comicios, en una clara manifestación de la sociedad venezolana ante una gran farsa, expresó Machado.

El venezolano sí cree en el voto y quiere votar, explicó la dirigente, pero se rehúsa a seguir el juego del régimen y seguir participando en el fraude electoral que solo sirve para darle aíre de legitimidad a Maduro.

"Lo que hay es una ciudadanía harta que se niega a ser parte de una simulación en la cual votas, entre comillas, pero no eliges", enfatizó Machado.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter: @DelgadoAntonioM.