Síguenos en: Menu

Oposición consolida "super mayoría" en Venezuela


La oposición venezolana consolidó el martes un control absoluto sobre la Asamblea Nacional tras certificarse oficialmente que ganó 112 diputados en las elecciones del fin de semana, lo que le permitirá iniciar la ardua tarea de rescatar la democracia en el país.

Con la mayoría calificada, los diputados de la oposición podrán desde destituir ministros y magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, rectores del cuestionado Consejo Nacional Electoral y hasta solicitar -sin recolectar millones de firmas- un referendo revocatorio para destituir al gobernante Nicolás Maduro.

Pero analistas dijeron que la principal tarea de los diputados debe ser el rescate de las instituciones del país, doblegadas por años bajo los autoritarios designios del chavismo, y obligar a los gobernantes del régimen bolivariano a cumplir con una obligación constitucional que había quedado en el olvido: rendir cuentas.

"Se acabó la fiesta, ahí lo que se había hecho era convertir a la república en un botiquín, donde se hacía lo que a ellos les daba la gana", dijo desde Orlando el analista político Antonio Escalona. "Esa vagabundería de darle poderes especiales [al gobierno] para endeudamiento y para hacer cualquier cosa, eso se acabó. Y los ministros y hasta el propio presidente tendrán que pasar a rendir cuentas".

Se trata de desmontar todo el aparato de concentración de poderes que el chavismo había instaurado, proceso que ahora puede hacerse civil y democráticamente en el país a través de una práctica que hoy en día en Venezuela se ha convertido en un proceso poco ortodoxo: el ejercicio de las funciones establecidas por la Constitución.

"Ellos [los nuevos diputados] tienen una tarea fundamental, el rescate de la República, que es pasar de un gobierno populista a un gobierno republicano, basado en instituciones democráticas fortalecidas", señaló Escalona.

"El gobierno republicano se perdió en Venezuela. Fue reemplazado por un gobierno populista, loco, arbitrario y dictatorial, que ahora debe ser reemplazado", señaló.

Para Escalona, el proceso pasa inicialmente por rescatar a la Asamblea Nacional, convirtiéndola en el poder legislativo con funciones de fiscalización que establece la Constitución, para desde allí comenzar a depurar y rescatar las otras instituciones secuestradas por el chavismo.

Y con una mayoría de 112 de los 167 escaños, la oposición tendría suficiente fuerza para emprender el proceso.

"Ellos tendrán suficiente fuerza jurídica para emprender el cambio en Venezuela", manifestó desde Caracas el asesor político Orlando Viera Blanco.

"Desde la revisión de leyes económicas como la Ley de Precios Justos hasta los tratados internacionales que consumen gran parte de los recursos de los venezolanos, la oposición estará en un futuro en condiciones de revisarlos", manifestó Viera.

La mayoría de los economistas describen la ley de precios justos como uno de los principales causantes de la desaparición del aparato productivo del país.

La Mesa de la Unidad Democrática, organización que aglutina a los principales partidos de oposición del país, ha señalado que la grave crisis económica que aflige a los venezolanos, así como la emisión de una ley de amnistía para los presos políticos, estarían entre sus principales prioridades.

Los legisladores también podrán pasar a revisar los procedimientos judiciales que quebrantan los derechos humanos.

Pero el impacto sobre la conducción del país no queda limitado a la emisión de leyes. La nueva Asamblea, a ser instaurada el 5 de enero, también podrá hacerlo a través de su capacidad de destituir ministros y otros altos funcionarios.

"Esa facultad les daría el poder de comenzar con la recomposición de los poderes del Estado, el Poder Electoral, el Poder Judicial, el Poder Ciudadano, el Poder Moral. De tal manera que la asamblea se puede convertir en el eje central del reacomodo y del balance institucional del país con esta super mayoria", dijo Viera.

El encuestador Jesús Seguías coincidió.

"Va a tener un poder en la mano que le pone al gobierno nacional una amarra importante", dijo Seguías en declaraciones desde Venezuela.

Y eso sería un despertar muy rudo para el régimen.

"Este es un gobierno que se acostumbró a gobernar con todos los poderes a su favor. Su esquema político lo desarrolla en función del control total del poder, y ahora tiene una nueva realidad", explicó Seguías

El camino a estos cambios "no está asfaltado" y desde ya el chavismo está dando señales que no piensa quedarse de brazos cruzados, pero la votación masiva registrada en los comicios del domingo a favor de un cambio y las proyecciones de que la crisis se agudizará el próximo año dejan un espacio muy limitado al régimen para oponer gran resistencia.

"El chavismo debe entrar en un proceso profundo de revisión interna. Ya lo está haciendo", dijo Seguías. "El próximo jueves se va a realizar un congreso extraordinario del chavismo para analizar a calzón quitado la situación y las causas de la derrota".

Fuente: El Nuevo Herald