Síguenos en: Menu

Obama pide al Congreso que desmonte el embargo a Cuba


Cuba fue la única mención de Barack Obama a Latinoamérica en su discurso del Estado de la Unión, la tradicional alocución anual del presidente ante las dos Cámaras. "Nuestro cambio de política en relación con Cuba tiene el potencial de poner punto final a un legado de falta de confianza", explicó.
El presidente estadounidense, Barack Obama, pidió este martes al Congreso tomar la delantera en este 2015 para poner punto final al embargo económico a Cuba, un mes después del histórico anuncio de reconciliación entre Washington y La Habana.

"Nuestro cambio de política en relación con Cuba tiene el potencial de poner punto final a un legado de falta de confianza en nuestro hemisferio", dijo Obama, añadiendo que el fin del embargo "extiende una mano de amistad al pueblo cubano", destacó la agencia AFP.

Proclamando que el embargo, vigente desde 1963, "debería haber terminado hace tiempo" porque "no funciona", Obama anunció que "es hora de probar algo nuevo".

"Y este año, el Congreso debería iniciar el trabajo de poner fin al embargo", concluyó.

Cuba fue la única mención de Obama a Latinoamérica en su discurso del Estado de la Unión, la tradicional alocución anual del presidente ante las dos Cámaras, así como los jueces de la Corte Suprema e invitados especiales.

Alan Gross, un contratista estadounidense que pasó cinco años preso en Cuba antes de ser liberado el mismo día del histórico reacercamiento, el 17 de diciembre, asistió a la ceremonia invitado por el presidente y primera dama Michelle Obama.

"Bienvenido a casa, Alan", dijo Obama bajo una lluvia de aplausos. "Gracias", replicó un emocionado Gross desde las tribunas.

En la sala también estaban presentes los disidentes cubanos Jorge Luis García Pérez, "Antúnez", y Rosa María Payá, críticos de las negociaciones, que empiezan este miércoles en La Habana.


Apuesta por la diplomacia

Obama adelantó este martes que vetará cualquier iniciativa del Congreso sobre nuevas sanciones a Irán, por considerar que harán fracasar esfuerzos diplomáticos.

"Estas medidas distanciarían a Estados Unidos de sus aliados y asegurarían que Irán volviese a iniciar su programa nuclear. No tiene sentido. Por esa razón, vetaré cualquier proyecto de ley que imponga nuevas sanciones y ponga en peligro nuestro proceso", dijo Obama.

El presidente admitió que "no hay ninguna garantía de que las negociaciones tendrán éxito" y señaló que mantendrá "todas las opciones sobre la mesa para prevenir que Irán tenga armas nucleares".

"Nuestra diplomacia está funcionando en Irán, donde por primera vez en una década hemos detenido el progreso de su programa nuclear y reducido sus reservas de materiales nucleares", dijo.

En ese escenario, añadió, hasta la próxima primavera boreal Estados Unidos tiene "la oportunidad de negociar un acuerdo exhaustivo que servirá para prevenir el surgimiento de un Irán con armas nucleares". Eso permitirá garantizar la seguridad de Estados Unidos y sus aliados, "entre los que se encuentra Israel, a la vez que se evitará otro conflicto armado en Oriente Medio".


Fuente: El Universal