Síguenos en: Menu

Mercado y consumo de leche retroceden


La producción de leche que se presumía en 2010, con la inyección de la importación de leche de Uruguay, Brasil y Argentina, retrocedió a mediados de 2014 y cayó en 2015. El déficit de divisas para asegurar la compra impactó en el abastecimiento. Y es que ya no es suficiente hacer intercambio de derivados de petróleo por alimentos, dada la caída de los precios del petróleo. Los recursos nacionales son insuficientes.

Según Cavilac, hasta el año pasado Venezuela reportó un consumo nacional de 18 mil toneladas de leche al mes. Pero la realidad del mercado se estremeció al primer trimestre de 2016. Cavidea reportó, en la comparación anual, una inclinación acentuada negativa de -39,9 por ciento.

Mientras, la producción de leche líquida en el país se mantiene azotada por la inseguridad en el campo y los efectos de la sequía en las fincas, que impacta en el cultivo de forraje para las vacas de ordeño.

Daniel Ariza, directivo de Aganaco, destacó que en Sur del Lago, una de las zonas privilegiadas en la producción ganadera, sufre los estragos del cambio del clima, bajó abruptamente el ordeño en 60 por ciento. "Si antes se ordeñaban casi 100 litros ahora están en 40 litros por el nefasto verano que históricamente tenemos en 50 años, afectando nuestros pastos".

El arrime de leche cruda en la industria láctea disminuyó en sintonía con los niveles de ordeño de las unidades productoras de leche. Confagan acusó que por la falta de alimento concentrado y pasto para alimentar a las reses se debió sacrificar animales de relevo, en medio de escenario de desincorporación de vientres por los efectos de los altos costos de producción en alimentación.

Cubrir el consumo de leche se avizora en importación. A mayo de 2016 las cargas de polvo llegan de Argentina. La cooperativa bonaerense SanCor despachó a finales de mes un millón 533 mil 168 kilos autorizados por la Corporación Casa.

Fuente: La Verdad