Síguenos en: Menu

'Me quito la camisa y puedo ver mis costillas': Maduro usa el hambre como arma política a cambio de votos


VALENCIA, VENEZUELA
Lamski y Tatsienlu Pérez, gemelas de 52 años, miden el precio que han pagado por hacerle oposición al régimen de Nicolás Maduro en sus rostros demacrados y en su ropa holgada.

Las mujeres, que alguna vez fueron paramédicas, dicen que han perdido 77 libras (35 kilos) cada una desde el 2015, ya que sus salarios han disminuido a casi nada bajo los efectos de la hiperinflación y, denuncian, se les ha denegado el acceso a los programas de alimentos subsidiados debido a sus férreas posiciones contra el gobierno.

Pero el domingo, mientras el presidente Nicolás Maduro busca un nuevo mandato de seis años, las hermanas desafiantes dicen que van a boicotear en protesta lo que llaman elecciones "fraudulentas".

"Cuando me quito la camisa puedo ver mis costillas y huesos, y me dan ganas de llorar. Puedo ver mi hígado y mi páncreas", dijo Lamski Pérez. "No estamos interesados en las elecciones. [...] Lo que necesitamos es comida. Estamos desnutridas y necesitamos ayuda".

Desde que asumió el cargo en el 2013, Maduro ha sido testigo de uno de los colapsos económicos más espectaculares de la historia. Venezuela, que alguna vez fue uno de los países más ricos del hemisferio y que posee las reservas de crudo más grandes del mundo, se ha convertido en uno de los más pobres de América Latina.

El país está atrapado en una profunda recesión y se espera que la inflación supere ampliamente la predicción del Fondo Monetario Internacional de 13,000 por ciento este año. El salario mínimo mensual no alcanza ni siquiera para comprar una bolsa de frijoles, la escasez de alimentos es desenfrenada, y más de un millón de personas han huido del país en los últimos dos años tratando de escapar del hambre.

Perversamente, la mala administración del país ha hecho que los 32 millones de habitantes dependan más que nunca del gobierno.

En el 2016, el gobierno comenzó a repartir bolsas de alimentos subsidiados, conocidos por sus siglas CLAP, para combatir lo que llama una "guerra económica" librada por Washington y otros enemigos. Según algunas versiones, el 70 por ciento de la población ahora confía en los alimentos CLAP para complementar sus dietas.

Y durante este ciclo de elecciones, los críticos dicen que la ayuda se ha convertido en un arma que forma parte de una máquina sofisticada y cínica para obligar a los venezolanos a votar a favor del régimen.

El corazón del programa de subsidios es el "Carnet de la Patria", una tarjeta de identificación electrónica que los venezolanos a menudo necesitan mostrar para recibir sus alimentos CLAP, medicamentos subsidiados y bonos en efectivo del gobierno.

El día de las elecciones, el régimen alentará a millones de personas a que registren esas tarjetas en los quioscos del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, que serán instalados al lado de los centros de votación. Allí, los organizadores escanearán la tarjeta y podrán ver, en tiempo real, quién ha votado y expulsar a los que no.

El gobierno dice que el Carnet de la Patria es simplemente un instrumento de alta tecnología para asegurarse de que los subsidios del gobierno lleguen a los más necesitados. Y el sistema es completamente voluntario.

Pero en un país donde la mayoría depende de los subsidios para sobrevivir, el sistema se ha convertido en una herramienta electoral poderosa y perniciosa, dijo Luis Lander, el director del Observatorio Electoral Venezolano, un grupo de vigilancia electoral.

"Esto está siendo claramente utilizado para amenazar a los votantes", dijo, y explicó que las personas temen que si no votan, podrían perder sus alimentos subsidiados por el gobierno. El gobierno insiste en que la ayuda no tiene obligaciones políticas, pero Lander dijo que la gente es cautelosa.

Venezuela usa máquinas de votación electrónica, y el Carnet de la Patria se escanean electrónicamente. Y aunque no hay evidencia de que los sistemas estén vinculados, la configuración parece diseñada para alimentar las dudas, dijo Lander.

"Me arriesgaría a decir que no hay posibilidad de que el sistema viole el secreto del voto", dijo. "Pero la gente no está convencida de eso. [...] La gente teme que, debido al Carnet de la Patria, su voto no es secreto".

Un hombre en Maracaibo que trabaja para una compañía petrolera estatal dijo que recibió su Carnet de la Patria en el trabajo. El día de las elecciones, Daniel, que no quiso dar su apellido por temor a perder su trabajo, tendrá que registrar su tarjeta en la estación que el partido gobernante llama el "Punto Rojo".

Registrarse allí no es explícitamente obligatorio, pero Daniel teme que omitir ese paso podría poner su trabajo en riesgo.

Durante una reciente votación, Daniel dijo que los organizadores del partido notaron que no había escaneado su tarjeta y fueron a buscarlo a su casa.

Pero él dice que engañó al sistema.

"Dejé que el tiempo expirara en la máquina de votación [electrónica] y anuló mi voto", dijo. "Pero aún así, en cada elección, incluida esa, tuve que ir al Punto Rojo, registrarme y decirles que había votado".

Pero muchas personas no son tan valientes o inteligentes como Daniel.

Michael Penfold, profesor de ciencias políticas en Caracas y miembro del Global Woodrow Wilson Center en Washington, D.C., ha estado estudiando el impacto electoral del Carnet de la Patria.

Al comparar la participación en 2015 (antes de que las tarjetas entraran en vigor) y las elecciones más recientes, Penfold estima que el sistema podría haber impulsado la participación en un 10 o 15 por ciento, en gran parte a favor de la administración. No solo anima a los partidarios del gobierno a ir a las urnas, dice, sino que intimida a los votantes de la oposición a no morder la mano que literalmente los alimenta.

El gobierno promueve activamente la idea de que "el hermano mayor los está mirando", dijo Penfold. "Es una herramienta muy poderosa y que podría deteriorar seriamente el proceso de votación en Venezuela".

La compra de votos es tan antigua como las elecciones mismas. Pero "esta nueva forma de clientelismo es posiblemente la más desarrollada y autoritaria de América Latina, y representa una amenaza colosal para el retorno de la democracia en Venezuela", escribió Penfold en un informe reciente.

Maduro ha dicho que más de 16 millones de personas ahora tienen carnets de la patria. Y el gobierno alienta su adopción entregando "bonificaciones" provistas únicamente a los titulares de tarjetas.

En el Día de la Madre, por ejemplo, Maduro le dijo a una multitud que todas las madres que poseían la tarjeta habían recibido un "bono" de 1.5 millones de bolívares, unos $2 al tipo de cambio del mercado negro, depositados automáticamente en sus tarjetas.

"Esto es dar y dar", dijo Maduro a una multitud en la isla de Margarita. "La Patria te protege y te apoya. Pagas el amor con amor. Vote libremente por quien su conciencia dicte, pero vote".

También prometió a la audiencia un "premio", tal vez créditos adicionales, en sus tarjetas, si acudían a las urnas.

El rival más cercano de Maduro, el ex gobernador del estado de Lara, Henri Falcón, ha calificado la práctica como una táctica de fraude que sería "impensable en cualquier país".

"El candidato del gobierno [Maduro], en sus discursos en la televisión nacional, le dice a la gente que está dispuesto a comprar su voto", escribió en Twitter.

También llamó al Centro Nacional Electoral a prohibir los "puntos rojos", donde se escanean las tarjetas, y obligar a la administración a "dejar de hostigar a los votantes para averiguar por quién votaron".

Es poco probable que sus alegaciones tengan un impacto en el cuerpo electoral, ya que está dirigido por funcionarios leales al gobierno.

Maduro necesita una gran participación para convencer a la comunidad internacional de que las elecciones del domingo son legítimas. Estados Unidos, la Unión Europea y otros han dicho que no reconocerán los resultados, con Maduro prohibiendo la participación de los partidos de oposición y encarcelando a sus oponentes antes de los comicios.

Y a pesar de que Falcón agita la pancarta de la oposición, muchos votantes de la oposición desconfían de él y recuerdan que alguna vez fue partidario del gobierno. Bajo la óptica de muchos opositores, Falcón solo compite en la contienda para darle un barniz de legitimidad a una elección ilegítima.

Pero muchos beneficiarios de la ayuda del gobierno no ven el problema con eso.

Jennifer Lizarazo, de 37 años, vive en un barrio de clase trabajadora de Caracas y es partidaria de Maduro y su difunto predecesor, Hugo Chávez.

Mientras planea votar para la reelección de Maduro el domingo, dice que no la sobornan para que lo haga con los folletos. Lizarazo dice que tiene amigos que no votan por el gobierno y que aún reciben ayuda alimentaria a través del CLAP.

"Todo esto me ha ayudado mucho, pero no es la solución", dijo. "La solución sería que hubiese comida en el supermercado".

Tatsienlu Pérez, una de las gemelas que ha perdido peso, sin embargo, cree que la ayuda se está utilizando como un garrote político.

Asegura que no recibe el "bono de comida" mensual que se supone que debe incluirse como parte de su salario. Y dice que la comida CLAP tampoco está disponible en su comunidad. Incluso si lo estuviese, no tendría acceso, porque nunca solicitó un Carnet de la Patria.

Las gemelas están pagando el precio de no contar con la tarjeta. Han desmontado todos sus espejos porque no pueden soportar mirar sus propios cuerpos demacrados.

"No vas a creerme, pero a veces nuestra comida es un huevo que compartimos", dijo. "Apuesto a que Maduro se come un cartón entero de huevos".

Su hermana dice que el gobierno debería preocuparse menos por aferrarse al poder y más por alimentar a todos, independientemente de sus tendencias políticas.

"Con todo lo que está sucediendo, quieren que obtengamos el Carnet de la Patria y que celebremos este gobierno, quieren que aplaudamos esta tiranía y esta dictadura", dijo. "Y tal vez me encarcelen por decir esto, pero ¿a quién le importa? Tal vez en la cárcel me den un plátano".