Síguenos en: Menu

Maiquetía se va quedando vacío


Cuando los representantes de las 260 compañías aéreas que agrupa la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) se reunieron el pasado jueves 2 de junio, su director general, Tony Tyler, expresó que la repatriación eficiente de los ingresos obtenidos por las aerolíneas es fundamental para que puedan desempeñar su papel como catalizador de la actividad económica.

Hacía referencia a la situación que las operadoras se encuentran experimentando en cinco países: Venezuela, Nigeria, Sudán, Egipto y Angola, en donde las autoridades locales les mantienen bloqueados 5 billones de dólares obtenidos por la venta de boletos. Del total de esa deuda, Venezuela tiene casi 80%, con 3,8 billones de dólares, seguida muy de lejos por Nigeria con 591 millones.

Además, la asociación informó en febrero que la venta de pasajes internacionales se redujo 35% entre 2014 y 2015, y que para 2016 se preveía una baja de 50%, que obedece a la menor oferta de asientos y la crisis económica que incide en la demanda venezolana. Las cifras concretas sobre la oferta van en el mismo sentido: desde 2013 ha caído casi 70% la disponibilidad de asientos, según afirmó Humberto Figuera, presidente ejecutivo de la Asociación de Líneas Aéreas en Venezuela (ALAV), durante la XXV Exposición Viajes y Turismo 2016, que se realizó en Caracas.

Ante este panorama, siete aerolíneas extranjeras han dejado de volar a Venezuela desde 2014: Air Canada, Alitalia, Tiara Air, GOL Linhas Aéreas Inteligentes, Lufthansa, Aeroméxico y LATAM Airlines ¬resultante de la fusión entre LAN Airlines y TAM Airlines¬ que realizará su último vuelo en julio, habiendo cancelado ya la conexión con Sao Paulo.

Mientras, las 15 restantes que se mantienen en el país han reorganizado sus operaciones eliminando rutas, reduciendo el número de frecuencias y sustituyendo los aviones por unos de menor capacidad. Además, optan por vender los boletos en divisas.



NI GUARIMBA NI GOLAZO

Cuando en marzo de 2014 Air Canada anunció su decisión de suspender sus actividades en el país, alegó que los disturbios y protestas que sucedían en Caracas para esa fecha le impedían garantizar la seguridad de sus operaciones. No obstante, pese a que esa etapa de manifestaciones no se ha vuelto a presentar, la canadiense no ha asomado la posibilidad de reanudar su ruta Toronto ¬ Caracas ¬ Toronto.

Le siguió Alitalia, que primero suspendió los vuelos por unos meses (mayo 2014 ¬ agosto 2014), retomándolos en septiembre de 2014 hasta que en abril de 2015 se retiró de forma definitiva.

En mayo de 2014, a propósito de las decisiones tomadas por ambas compañías, el presidente Nicolás Maduro dijo: "La prensa burguesa las presenta como que esas líneas aéreas se están yendo de Venezuela. Es parte de la guerra que tenemos que enfrentar todos los días". También anunció que a mediano plazo estaba previsto establecer una estrategia para cubrir las rutas que conectan a Venezuela con el resto del mundo."Vamos a comenzar con América Latina y el Caribe, y luego los Estados Unidos y Europa. Nadie podrá con Venezuela, ni con ataques psicológicos, ni económicos. Eso sí, el que se vaya del país en medio de esta guerra económica, no vuelve más, porque Venezuela se respeta", aseguró.

Sobre ese tema, el entonces vicepresidente del área económica, Rafael Ramírez, expresó: "Aquí nadie se va de este país.

Las aerolíneas están desviando aviones para el Mundial de Fútbol (Brasil 2014). Pero no es que se estén yendo del país".

Tiara Air de Aruba anunció en ese mismo mes que mantenía bloqueados en Venezuela la cantidad de 20 millones de dólares, por lo que tiempo después no solo suspendió los vuelos hacia y desde el país sino que tuvo que paralizar todas sus operaciones debido a la crisis financiera, retomándolas en abril de 2016 con vuelos entre Aruba y Curazao.

A diferencia de las compañías grandes, las líneas aéreas del Caribe, por lo general con operaciones reducidas, son más propensas a sufrir graves afectaciones por el incumplimiento en los compromisos de pagos.

EL MUNDIAL YA PASÓ

En febrero de este año, luego de meses de negociaciones infructuosas con la administración del gobierno nacional para repatriar 351 millones de reales (90 millones de dólares), la aerolínea GOL suspendió la ruta Sao Paulo ¬ Caracas ¬ Sao Paulo, que venía sirviendo desde 2007, informó la compañía al diario Folha de Sao Paulo.

En un comunicado difundido el domingo 29 de mayo, la alemana Lufthansa anunció que su último vuelo sería el 18 de junio. Y así sucedió. "Se toma esta acción en respuesta a las actuales dificultades económicas en Venezuela y al hecho de que Lufthansa es actualmente incapaz de cambiar sus ganancias en moneda local a dólares estadounidenses para transferirlas fuera del país (...)La demanda de viajes internacionales a Caracas registró un nuevo descenso anual en 2015 y en el primer trimestre de 2016 (...) Lufthansa y las autoridades de Venezuela se mantienen en estrecho contacto con el fin de retornar a Caracas lo más rápidamente posible (...) Por ahora no está previsto el cierre de las oficinas de Caracas".

LATAM Airlines no mencionó la deuda ¬estimada en 60 millones de dólares por su director Enrique Cueto¬ como motivo de la suspensión de los servicios, sino el complejo escenario macroeconómico que atraviesa la región. Agregó en un comunicado que Venezuela es un mercado relevante y que está trabajando para retomar las operaciones a la brevedad y en cuanto las condiciones globales así lo permitan. Con la salida de la compañía, Brasil y Venezuela quedan desconectados por vía aérea.

La última que anunció su retiro fue Aeroméxico que dejó de prestar la semana pasada el único servicio diario que unía Caracas con Ciudad de México. "La aerolínea lamenta esta decisión, pero al igual que varias líneas aéreas internacionales, ha sido afectada por el deterioro financiero que se han venido registrando en los últimos meses", alegó en un comunicado publicado por el diario Expansión.

Aunque una fuente ligada a la industria explicó que la compañía salió del mercado por decisión de Delta Air Lines, que mantiene una participación accionaria en la mexicana.

El presidente de Avianca, Germán Efromovich, confirmó que aunque mantienen vuelos hacia Caracas, los han reducido al mínimo.

"Somos vecinos de Venezuela, pero bajamos nuestras frecuencias porque no es posible trabajar gratis. Estamos aguantando cuanto podemos, pero si la cosa no cambia, llegará un momento en que nadie va a volar para allá", dijo a El Mercurio de Chile a comienzos de mes.



Fuente: TalCualDigital