Síguenos en: Menu

Maduro destaca avances con Colombia y Guyana


El mandatario dijo que las elecciones serán democráticas y pacíficas

El presidente venezolano Nicolás Maduro pidió el martes al mundo estar "muy atento a cualquier intento de violentar la vida política" de su país de cara a las elecciones de diciembre próximo, en un discurso ante la Asamblea General de la ONU.

"Le pido al mundo estar muy atento a cualquier intento de violentar la vida política de Venezuela", dijo Maduro en referencia a los comicios parlamentarios que se celebrarán el 6 de diciembre, reportó AFP.

Según Maduro, "todo está preparado para que el sistema electoral venezolano, que de acuerdo a la opinión del expresidente (estadounidense James) Carter es el sistema más transparente, completo que él ha conocido en el mundo, permita que se exprese la voluntad de nuestro pueblo".

En su segunda presentación como presidente en el pleno de la Asamblea General de la ONU, Maduro dijo que Venezuela va a "demostrar" en esas elecciones su "vocación democrática y pacífica".

En los comicios de diciembre para definir la composición de la Asamblea Nacional, las fuerzas opositoras podrían ganar la mayoría legislativa por primera vez en 16 años de chavismo, según sondeos.

Durante su discurso, Maduro denunció por otra parte una "operación tenaza" que "pretende llenar de conflictos la frontera de Colombia y la frontera de Guyana", en referencia a la crisis de los deportados y la disputa por la región del Esequibo, respectivamente.

"Con el presidente Juan Manuel Santos definimos una ruta para despejar provocaciones, amenazas y ataques de paramilitares, de narcotraficantes, contra Venezuela. Y la ruta va cumpliéndose", señaló.

En cuanto a Guyana, afirmó que "la diplomacia de paz ha permitido canalizar exitosamente pasos para un reclamo histórico que tiene Venezuela desde 1835", en referencia al acuerdo alcanzado el domingo en Nueva York con el mandatario guyanés David Granger para el retorno de embajadores.

Según el mandatario venezolano, la ONU estableció una comisión técnica para abordar el diferendo territorial entre ambos países.

Maduro reclamó también la derogación del decreto firmado en marzo pasado por el presidente Barack Obama en que se calificó a su Venezuela como "amenaza" para Estados Unidos.

"El decreto debe ser derogado, debe ser anulado, porque amenaza a mi patria, amenaza a nuestro país", sostuvo.

La medida de Obama impone sanciones a siete funcionarios venezolanos acusados de violar los derechos humanos.

Guyana: solución en la ONU

El presidente de Guyana, David Arthur Granger, acusó a Venezuela de haber provocado el conflicto fronterizo y pide a Naciones Unidas una solución jurídica y definitiva, según DPA.

"Durante 50 años, a nuestro pequeño país se le ha impedido la completa explotación de nuestros ricos recursos naturales. Venezuela ha amenazado y disuadido a inversores y ha frustrado nuestro desarrollo económico", acusó Granger en la Asamblea de la ONU.

La reunión el domingo entre Granger, Maduro, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, no impidió que el líder de Guyana presentara ayer ante el pleno sus denuncias sobre Venezuela, pese a que ambos países decidieron reanudar relaciones diplomáticas.

Tras la reunión del domingo, la ONU decidió enviar a Venezuela una misión técnica para estudiar el reclamo venezolano.

El gobierno venezolano protestó el laudo de París en 1899 y la ONU admitió su denuncia.

En 1966 el acuerdo de Ginebra admitió el reclamo venezolano y propuso el mecanismo del buen oficiante de la ONU, que en décadas no generó una solución al diferendo.

Guyana, por su parte, asegura que los límites fronterizos se establecieron hace 116 años.

Granger afirmó que la solución del conflicto territorial no es algo que quede ya en manos de ambos gobiernos. "Es un asunto entre Venezuela y Ban Ki-moon, que podrá elegir entre las opciones que le ofrece el acuerdo de Ginebra. Debe ejercer su rol. Si no encuentra una solución, deberá buscar otra".

Ante los movimientos de las fuerzas armadas de Venezuela, Granger aseguró que no desea un conflicto armado porque sería "una guerra desigual".

Fuente: El Universal