Síguenos en: Menu

Los riesgos de aplicar sanciones a la industria petrolera venezolana


El secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, realizó una gira por varios países de Latinoamérica para evaluar las consecuencias de aplicar sanciones a la principal empresa estatal del país, Petróleos de Venezuela (Pdvsa). De tomar estas acciones, el país estadounidense cumpliría su promesa de "seguir presionando" al gobierno nacional para restaurar el hilo democrático.

Tillerson y el canciller Argentino, Jorge Faurie, acordaron estudiar la aplicación de las sanciones petroleras; sin embargo, México expresó su negativa a apoyar este tipo de medidas.

"México no va a imponer sanciones petroleras en ningún país y externamos preocupación por la repercusión que podrían tener sanciones petroleras sobre la población venezolana y otros países, principalmente del área del Caribe", dijo en rueda de prensa el titular de la Secretaría de Energía de México, Pedro Joaquín Coldwell.

Coldwell fijó posición luego de que Tillerson acordara con Canadá y su país evaluar el impacto de posibles sanciones petroleras.

"Vamos a formar un grupo de trabajo muy pequeño, muy enfocado en ver qué podemos hacer para mitigar una decisión como esa si decidimos tomarla", dijo el político estadounidense en una rueda de prensa.

Posible escenario de inestabilidad

Expertos aseguran que el impacto de unas sanciones en contra de Pdvsa pueden ser negativas, porque la estatal se encuentra paralizada internamente por falta de equipos y otros productos para funcionar.

Iván Freites, secretario general del sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón, indicó a El Nacional Web que el gobierno se ha manejado muy mal en el ámbito internacional, a propósito de las sanciones económicas y Pdvsa.

"Eso puede acarrear situaciones muy complicadas. Estamos viendo cómo ha parado la producción y las plantas, no solo por los incendios y la falta de crudo. Hay que buscarle una solución a ese problema porque se paralizaría el país. Nosotros dependemos de las importaciones de Estados Unidos", indicó.

Freites indicó que refinerías como Amuay, que tenían sus plantas catalíticas en servicios, tuvieron que pararse porque no hay los químicos para que funcionen: debido a la dificultad para importar los productos necesarios por las actuales sanciones.

El economista Luis Oliveros explicó que las sanciones que se puedan aplicar en el ámbito petrolero pueden ser paulatinas, dependiendo de las acciones que tome el gobierno. Indicó que el escenario más drástico sería dejar de comprar petróleo.

"Se puede prohibir la venta de petróleo en dólares, restringir la compra de aditivos químicos e incluso dejar de comprar petróleo Venezolano. Uno de los impactos puede ser el abastecimiento de gasolina mientras el país busca un sustituto", dijo.

De acuerdo con la Agencia de Información de Energía (EIA) de Estados Unidos, Venezuela importó en noviembre de 2017, del país norteamericano, 565.000 barriles de gasolina para abastecer el mercado interno. En 2016 la cifra alcanzó 1.091.000 barriles mensuales.

Pdvsa tendría que buscar nuevos aliados, pero perdería uno importante

Uno de los problemas que enfrenta la Pdvsa frente a un escenario de embargo, por parte de Estados Unidos, es la pérdida de un cliente cercano e importante, presente desde los inicios petroleros de la nación.

Los aliados más importantes que tiene Venezuela para vender su petróleo en caso de que Estados Unidos deje de comprarlo son Rusia, China e India. Sin embargo, la mayoría del crudo que se envía a estos países se destina al pago de deudas que ha adquirido el Estado venezolano durante los últimos años.

Asdrúbal Oliveros sostiene que conseguir otros clientes no es tan fácil, porque el mercado petrolero no es igual a otros. En primer lugar, habría que ajustar las refinerías para que reciban el crudo venezolano, a fin de que soporten los químicos y otros elementos que conforman el petróleo.

"El tipo de petróleo que se vende, los grados de azufre y la composición química afecta mucho a la hora de comprarlo, porque tiene impacto en las refinerías que van a procesarlo. Cualquier país no puede adquirirlo si sus plantas de procesamiento no tienen las adecuaciones necesarias. Algunos países pueden pedir incluso descuentos y aprovecharse de la situación", explicó.

Otro de los conflictos se presentaría con la filial de Pdvsa en Estados Unidos Citgo, puesto que si se prohíbe la compra de petróleo venezolano en Estados Unidos, la empresa tendría que acudir a otro mercado para seguir en funciones.

"Los inversionistas de afuera tienen gran preocupación por Citgo, porque es un activo embargable por los tenedores de bonos. La empresa seguiría funcionando sin problemas pero es un activo embargable por los bonistas. El gobierno tendría una excusa perfecta para decirle a los bonistas que no puede pagar porque estados unidos los persigue", agregó.

Efectos en la región

La decisión que tomen los políticos de los tres países puede ser determinante para tratados como el de Petrocaribe, en el que Venezuela le surte una cantidad de barriles de petróleo a varios países e islas del Caribe a precios muy económicos y con flexibilidad en los pagos. Hecho que le ha permitido a varias de estas naciones tener combustibles más baratos como, por ejemplo, la gasolina.

El economista y experto en asuntos petroleros Luis Oliveros explicó que en principio las sanciones podrían no afectar a los países de Petrocaribe, en caso de que solo se prohíba la venta de petróleo estadounidense. "Si en principio es así, Venezuela le podría seguir vendiendo petróleo a los países del Caribe sin problemas", dijo a El Nacional Web.

Asdrúbal Oliveros, por su parte, sostiene que los envíos de Venezuela a los países que conforman Petrocaribe se han reducido con el paso de los años. Agregó que en su mejor momento llegaron a sumar los 350.000 barriles diarios; sin embargo, esa cifra se encuentra aproximadamente entre 140.000 y 150.000 barriles diarios.

"Estos países (México, EE UU y Canadá) están buscando quiénes pueden ser las naciones más afectadas, para hacer un plan de contingencia ante cualquier escenario. Estados Unidos como potencia y líder regional descuidó muchísimo la región latinoamericana y la influencia de Venezuela en el ámbito energético creció. Sin embargo, ahora la situación es distinta porque EE UU aumentó su producción y ya no es tan dependiente del petróleo extranjero: por lo que podría ayudar a estos países junto con México y Canadá", Explicó Oliveros.

Más crisis​

Los tres expertos coinciden en que un eventual embargo petrolero a la industria petrolera venezolana solo aumentaría la escasez de divisas y, por ende, la falta de alimentos y medicinas en el país.

"La hiperinflación va a seguir retroalimentándose. El escenario es bastante negativo y la situación económica va a seguir empeorando", indicó Luis Oliveros.

Asdrúbal Oliveros acotó que en un escenario de sanciones agresivas, la recesión sería mucho mayor a 15%, porcentaje anunciado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). "Hay que ver la manera en la que el gobierno enfrente esa tensión social. Para las personas más vulnerables su situación se va a seguir agravando. Venezuela ya se convierte no solo en un problema para los venezolanos si no en un foco de conflicto regional", sentenció.