Síguenos en: Menu

Liquidez monetaria se duplica y tiende a seguir creciendo


El dinero sin respaldo en divisas aumentará. El Gobierno seguirá imprimiendo bolívares a través de la casa de moneda porque es la "única forma de financiar el déficit" interno para responder a las obligaciones nacionales. Estará enlazado a las peticiones de créditos adicionales que en el pasado se aprobaron y suenan para este ejercicio económico.

Así resume Armando Urdaneta, economista de la Universidad del Zulia, la intervención del sector público en la economía venezolana. Intromisión que deriva en: más inflación, más circulante empujando el consumo sin capacidad de respuesta de la oferta por la caída de los ingresos en divisas.
Precisa que la liquidez monetaria está en ascenso desde 2013. Se inició con 1,2 billones de bolívares, según datos del Banco Central de Venezuela. En 2014 se incrementó a dos billones, al año siguiente saltó a cuatro billones, "que creció exponencialmente en más de 100 por ciento de un año a otro para financiar el déficit".

Urdaneta señala que existe otro circulante que fluctúa en la económica sin control: las captaciones al público del sistema bancario lo demuestran. La liquidez reportada en cuatro billones de bolívares por el BCV varía de la registrada por la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela situadas en 4,2 billones, "Es decir, hay más dinero circulando que el reportado por el Banco Central".

Con la participación de Bladimir Pozo, representante del BCV, en la conferencia de las jornadas internacionales, eje de políticas económicas para el desarrollo, se conoció que existen fuentes de recursos que no son controladas por el BCV. PDVSA es una de las instituciones que manejan divisas y recursos que no están dentro de las competencias de regulación del ente emisor nacional.

Urdaneta destaca que esa emisión de dinero sin respaldo financiero en divisas y la visible caída de las reservas internacionales, se alimenta la inflación. La política monetaria del Gobierno nacional es la expresión de la "intervención", actuación "nociva" para el normal comportamiento de los mercados.


Fuente: La Verdad