Síguenos en: Menu

Las seis propuestas económicas que Unasur le hace al Gobierno


La llegada del nuevo año es propicia para el análisis de las propuestas en materia económica que están en discusión. Notiminuto presenta el contenido completo del informe ejecutivo que escribió el economista Francisco Rodríguez, a quien Unasur pidió que presentara unas ideas para enfrentar la situación económica que vive Venezuela en la actual coyuntura.

"La decisión de "vender dólares baratos" -escribe Rodríguez- va mucho más allá del tema puramente cambiario. Bajo el actual esquema de políticas, el gobierno venezolano se desprende de sus dólares sin generar los ingresos potenciales correspondientes".

"El plan que detallamos a continuación es un programa de estabilización macroeconómica y no un programa de reformas estructurales", apunta el economista.

Explica sus diferencias con politicas neoliberales.

"Nuestro programa parte de una visión distinta, en el cual el compromiso con la defensa del nivel de vida de los trabajadores y las clases vulnerables debe ser la primera prioridad de cualquier política económica".

Las seis propuestas económicas de Rodríguez son las siguientes:

1. Unificación y flotación cambiaria: Se recomienda un sistema de flotación cambiaria sin intervención discrecional con un tipo de cambio único y una moneda libremente convertible. Los residentes podrán comprar y vender las divisas necesarias para sus actividades sin limitaciones, de forma que el tipo de cambio resultante iguale a la oferta y demanda. El Banco Central de Venezuela (BCV) venderá una cantidad de divisas predeterminada y constante a lo largo del tiempo a través de un sistema de subastas transparentes. El tipo de cambio debe permitirse llegar hasta su nivel de equilibrio, que estimamos esté alrededor de 500 BsF por dólar.

2. Programa de transferencias directas a través de tarjeta electrónica: Se propone la creación de un programa masivo de transferencias directas a través de una tarjeta electrónica, en una versión expandida de un programa que actualmente existe, transformándolo en un programa de amplio alcance que llegue a gran parte de la población. Este programa permitiría el acceso a alimentos, medicinas y otros bienes de primera necesidad con un descuento promedio de 75%, permitiendo así compensar el efecto del alza en los precios de estos productos generados por la corrección de las distorsiones en precios relativos. Se proyecta una transferencia promedio de $69 mensuales por familia, y se sugiere que el monto de la transferencia esté directamente ligado al precio de los hidrocarburos en el mercado interno, de forma que el programa se pague totalmente con el alza de los precios de derivados (ver próximo punto). Esta transferencia puede ser mucho mayor en la medida en que se adopte un diseño focalizado, una opción con claros beneficios pero asimismo fuertes exigencias institucionales.

3. Aumento progresivo de precios de gasolina, electricidad y otros derivados de hidrocarburos: Se sugiere el aumento progresivo, a lo largo de los próximos 18 meses, en el costo de todos los derivados de hidrocarburos producidos por PDVSA y otras empresas del estado para consumo del mercado nacional. El objetivo de este ajuste de precios será financiar el programa de transferencias directas. Se calcula que un ajuste a precios internacionales – los que se aproximan a los precios en el resto de la región permitirá generar recursos para el financiamiento total del programa de transferencias directas, haciendo que esta llegue a más de 7 millones de hogares.

4. Indexación salarial: Se propone una política de aumentos generales mensuales de sueldos y salarios acorde con el aumento del Índice de Precios al Consumidor del mes anterior. Se propone la adopción de esta política en principio por un horizonte temporal de dos años, con la posibilidad de que sea revisada a medida que la economía entre en un proceso de recuperación estable.

5. Consolidación de activos y financiamiento externo: La República debe hacer un inventario y valoración de todos sus activos externos e internos de forma de identificar las verdaderas capacidades de financiar la brecha externa que emerge como resultado de la caída de los precios del petróleo. En base a nuestro diagnóstico, consideramos que en base a los activos externos netos disponibles, debería ser factible para la nación conseguir en base a operaciones de canje de deuda, emisión de nueva deuda garantizada con activos y venta de activos no estratégicos, entre $5 y $10 millardos para financiar la transición del programa.

6. Política tributaria y de empleo: Sugerimos la adopción de un impuesto a la riqueza que grave a las personas y empresas con más de US$1mn en activos, siguiendo el modelo de impuesto a la riqueza de Colombia y Ecuador, así como la adopción de un impuesto general a las transacciones financieras. Estos impuestos transitorios pueden eliminarse a medida que se realice una reforma estructural del sistema tributario venezolano. Se propone un plan de empleo transitorio en obras públicas para brindar oportunidades inmediatas a las personas dedicadas al arbitraje de productos.