Síguenos en: Menu

'La hora cero empieza después del 16 de julio'


Henrique Capriles Radonski, gobernador del estado Miranda, advirtió que la propuesta de la constituyente del presidente Nicolás Maduro significaría cambios violatorios a la propiedad privada comicios, autonomía universitaria y medios de comunicación.

Capriles acusó que a través de la Asamblea Nacional Constituyente el gobierno pretende "tener luz verde" para meterle mano a la propiedad privada, además alertó que se busca regular los medios de comunicación social y las redes sociales, remover a funcionarios electos por la soberanía popular, así como eliminar la autonomía universitaria.

"La constituyente no es para que haya más comida, es para desmontar la Constitución. De aprobarse fraude constituyente no habrá más elecciones de ningún tipo. Hablan de nueva geometría del poder, dejando atrás alcaldías y gobernaciones. Quieren que todas las policías dependan del Ministerio de Interior y Justicia, y estén bajo el mando de Néstor Reverol", dijo.

Durante la emisión del programa radial #ContactoCapriles, apuntó que a través del proyecto Constituyente, Diosdado Cabello trabaja para buscar "convertirse en Presidente de Venezuela". "Ese bate quebrado compite con Maduro. Diosdado está en campaña y se la tira de valiente y guapo detrás de las cámaras. Nunca podrá ser presidente con el voto popular. Te reto a que camines por Sábana Grande sin escoltas a ver si recibes el apoyo o el rechazo popular".

El también líder de la Unidad Nacional señaló que aún queda tiempo para impedir la celebración del proceso constituyentista. "Hay que plantarnos con más firmeza. Se está acabando el tiempo. Después va a ser tarde".

En este sentido, hizo un llamado a que el próximo 16 de julio, día fijado para la celebración de un plebiscito convocado por la Asamblea Nacional, sean millones los venezolanos que salgan a manifestar su voluntad.

Añadió que personas que se encuentren en el exterior podrán participar en dicha consulta popular.

"La hora cero empieza en Venezuela después del 16 de julio. A partir de allí el gobierno va a tener que tomar decisión. Si sigue su locura, el país va a continuar en rebelión. Si todo el pueblo se levanta ante una acción contra la democracia, no habrá Fuerza Armada que pueda detenerlo. Tenemos la fuerza, capacidad y gente para convertir el 16 de julio en un hecho histórico", puntualizó.

Capriles pidió a países democráticos llamar a sus embajadores en Venezuela para expresar su desacuerdo con la modificación de la Constitución de la República "sin consultar al pueblo".