Síguenos en: Menu

La economía se ha contraído 53% desde que Maduro es presidente


En 1980 Venezuela era el país más rico de la región. Ahora es el más pobre a pesar de tener la riqueza petrolera más grande del planeta, afirmó el diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, quien presentó el Índice de Actividad Económica ante "la recurrente política de ocultamiento del Banco Central de Venezuela".

Desde que Nicolás Maduro asumió la Presidencia en 2013, la actividad económica ha caído 53%, resultado "de un modelo económico fracasado, que expropia, controla y empobrece al pueblo venezolano". Dijo que se trata de la depresión más larga y fuerte que ha habido en el continente americano, peor en duración y profundidad que la vivida en Estados Unidos, y solo se parece a las de países que pasaron por guerras civiles. Añadió que la cifra ubica a Venezuela entre los 10 peores colapsos de la historia mundial, de los cuales solo el de Libia ocurrió en este siglo, en 2011.

"Esto nos coloca en una situación sumamente dramática, que se traduce en una emergencia económica compleja, en hambruna y en falta de medicinas y de producción, consecuencia de un modelo económico y de las medidas recientes. El plan de recuperación económica no ha funcionado, la contracción se mantiene, y estos son los números que el BCV sigue ocultando", expresó Alvarado.

En el tercer trimestre de este año la economía se contrajo 29,8% por la caída de la producción petrolera, la hiperinflación, la migración, la falta de confianza en el modelo económico y el descenso del consumo. El parlamentario indicó que en este período la producción de crudo acumuló una caída de más de 40%, lo que representa una pérdida superior a 900.000 barriles.

"La hiperinflación también es un fenómeno que contrae la economía. Las personas no tienen estímulos para trabajar con salarios tan bajos y las empresas tienen menos incentivos a rotar sus inventarios, a invertir y a producir", explicó.

Agregó que la falta de confianza se debe a que las políticas que ha puesto en marcha el gobierno no generan inversión ni nuevas aperturas, sino todo lo contrario, cierre de empresas, lo que afecta la actividad económica.

El declive del consumo, que también acelera el desplome de la economía, se evidencia en las cifras que ofreció la Organizaciónde las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, según las cuales el venezolano come apenas 4 kilos de carne al año, el más bajo de Suramérica.

En 2012, un año antes de que Maduro asumiera el gobierno, el consumo per cápita del alimento fue de 23,7 kilos, de acuerdo con Carlos Albornoz, presidente del Instituto Venezolano de la Leche y la Carne. El organismo multilateral indicó que en 2018 cada uruguayo consumió 59,2 kilos y cada argentino 58,4 kilos, pese a registrar en septiembre una inflación mensual de 6,5%.

Alvarado añadió que es muy probable que la caída del producto interno bruto se mantenga y que 2018 cierre con una contracción por encima de 30%.