Síguenos en: Menu

La crisis sigue pese a decreto de emergencia


El presidente Nicolás Maduro anunció el primer decreto de emergencia económica de 2017 para "seguir avanzando en la superación de la crisis". La medida la extiende por sexta vez a un año de su implementación el 15 de enero de 2016, pero los analistas advierten su gravedad y recalcan que no solo está el hecho de que no produjo mejorías en el período pasado, sino que ahora empeorará el trance al no tomar los correctivos necesarios.

Durante este último año, la gestión en materia económica se centró en el Ejecutivo, que gobierna en base al decreto. Sin embargo, entre 2015 y 2016, la escasez llegó a 53 por ciento, la inflación superó 600 por ciento, la economía se contrajo 12 puntos y el poder de compra cayó en un porcentaje de 25, esto según cifras de la firma Econométrica.

"¿Cuáles son los resultados del decreto? Una inflación cada día mayor, con un desempleo que va en aumento y con expectativas muy desfavorables. Se prevé que para 2017, si no se toman medidas estructurales, la inflación esté entre 2.500 y 2.800 por ciento. Ese decreto no solucionará absolutamente nada, más bien agravará la situación económica, política y social del venezolano. No es la solución, sencillamente es correr la arruga", declaró a La Verdad Nelson Labarca, profesor titular en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del Zulia (LUZ).

Afirmó que al gestionar a través de un decreto, el primer mandatario reconoce la magnitud de la crisis. "El caso es que hasta ahora, la emergencia económica solo empeora la situación, pero, ¿por qué persisten aplicándola? Porque se basan en una ideología y esa es su falla". Insiste en que al no publicar cifras oficiales, "lo peor que hace es negar la realidad". Reiteró que mientras el Gobierno siga con las mismas políticas económicas que llevaron al "despeñadero", la problemática se agravará. Es prioritario que apunten a inconvenientes de fondo como la unificación cambiarias.

"Hay que unificar el tipo de cambio. El único país del mundo que tiene tres tipos de cambio es Venezuela (Tasa Dipro en 10 bolívares, Tasa Dicom en 677,07 bolívares y el dólar paralelo). Eso solo genera corrupción", acentuó el economista, quien agregó la necesidad de generar confianza para la inversión nacional y extranjera.

Indicó que no entiende por qué no dejan aumentar los precios de los rubros subsidiados, pero sí permiten la venta de productos importados que son incomprables para el ciudadano. El kilo de harina de maíz precocida con precio regulado está en 639 bolívares, mientras que el importado -el que más se aprecia en el mercado- está en cuatro mil bolívares. Una quincena de salario mínimo representa cuatro paquetes de harina importada.

Gustavo Machado, profesor de Política Económica en LUZ, concordó en que el decreto "agudizará" el problema. Coincidió en que es necesario unificar el tipo de cambio y que el Gobierno busque las divisas suficientes para atender tanto al aparato productivo como a los compromisos externos.

Precisó que hay que conseguir esos recursos en las principales capitales financieras del mundo con un plan respaldado por empresarios, trabajadores y distintos sectores. "Para pasar el año sin mayores sobresaltos, en Venezuela deben buscar alrededor de 40 mil millones de dólares", detalló el economista, quien recomendó cambiar el proceso de decisión unilateral a un escenario de diálogo social.

Cifras que no dijo Maduro

El economista Gustavo Machado precisó que el presidente Nicolás Maduro quedó a deber cifras de su gestión en 2016. Asegura que debió decir la variación del Producto Interno Bruto (PIB), el porcentaje de inflación, la evolución de las cuentas externas en cuanto a ingresos y egresos de divisas y los niveles de pobreza.