Síguenos en: Menu

La 'cacería' de ex chavistas llega a la Florida


El descontento de los venezolanos en el exterior ante antiguos funcionarios o cualquier persona ligada al régimen de Nicolás Maduro se ha hecho sentir con fuerza durante las últimas dos semanas, y llegó finalmente a Florida.

Un grupo de venezolanos residenciados en Estados Unidos se reunieron el domingo frente a una vivienda en la ciudad de Orlando, que supuestamente pertenece al ex militar chavista Carlos Máximo Aniasi Turchio.

"Este es el tipo de persona que le ha dicho al pueblo de Venezuela, que está pasando hambre, que no tiene medicinas, que está comiendo en la basura, que el socialismo es bueno", dijo un hombre en un video que ha circulado en las redes sociales.

El venezolano exclamó además "mira cómo vive" antes de proceder a dar un listado de las actividades de Aniasi antes y después de ser parte del chavismo: fue comandante de la Armada Boliviariana y edecán del ex presidente Hugo Chávez.

Según los registros de la ciudad, la vivienda frente a las que protestaban los venezolanos fue comprada por Carlos Aniasi en el 2014 por $347,800 y está ubicada en la zona de Winter Park. El venezolano tiene otra propiedad además en Kissimmee a 30 millas de distancia que fue comprada en diciembre de 2016 por $260,000.

En el video, los venezolanos señalan que el ex militar es dueño de unas tiendas 123 Dollars en esa ciudad.

Este no es el primer incidente de venezolanos que con gritos y abucheos buscan causar venganza, o al menos vergüenza pública, ante quienes consideran cómplices de los abusos cometidos por la dictadura de Maduro y luego terminan en el exterior, escapando del fruto de las mismas políticas del chavismo.

Corren a ex ministro de panadería

El ex ministro de la Banca Pública (2009-2010), Eugenio Vásquez Orellana, fue confrontado el domingo en la mañana en la popular panadería 'Don Pan' de la ciudad de Doral por un grupo de venezolanos que sin ninguna pena empezaron a llamarlo a viva voz "ladrón", "rata".

De repente, el establecimiento se llenó de abucheos y gritos aún más fuertes de "fuera" por lo que Vásquez salió de la panadería. Todo el incidente fue grabado por varios venezolanos que se encontraban en el lugar y desde entonces, el video ha circulado en las redes sociales.

Aunque no se conoce cuándo exactamente Vásquez se mudó a la Florida, los registros públicos señalan que compró en septiembre de 2015 una vivienda valorada en $127,000 en el complejo "The Beach Club at Fontainebleau".

Además de su año en el Ministerio, Eugenio Vásquez Orellana fue presidente del Banco de Venezuela y estuvo al frente del Metro de Caracas y el Banco Nacional de Vivienda y Hábitat, según reportan medios venezolanos.

Actualmente, según su página de LinkedIn, es socio consultor de Consultores Vision 2020, una empresa venezolana que se dedica a "la prestación de servicios de asesoría en materia financiera, inversiones" y que supuestamente es parte del Grupo Vasorelly, una empresa disuelta en la Florida en 2014.

La ex jueza y su esposo en Weston

A finales de la semana pasada, circuló una información en las redes sociales sobre la ex jueza venezolana Dayva Soto en la que se decía correctamente que ahora vive en el sur de Florida, pero falsamente la identificaban por haber "metido preso a [Henrique] Capriles y ordenado la detención a Leopoldo [López]".

Esto causó una protesta a la entrada del Country Club de Weston Hills donde Soto y su esposo Rafael Ricardo Jiménez compraron en abril del 2008 una vivienda valorada en $925,000. Y en la noche del viernes, un pequeño grupo de venezolanos logró llegar hasta la casa de la ex jueza para confrontarla frente a frente y decir "en esta vida se paga todo".

Ante esta confrontación, la jueza de 1998 a 2007 les repetía "averigua" y luego les comentó "si yo soy millonaria para qué estoy trabajando como realtor".

Soto respondió luego en su cuenta de Twitter que el acoso fue "un atropello para mi persona y mi familia, sin ni siquiera saber mi nombre ni conocer de mis actuaciones".

La venezolana recalcó además que, al contrario de lo que se estaba diciendo, ella fue la que otorgó la libertad en 2004 al alcalde Henrique Capriles, quien la apoyó en la red social. "En efecto, ella tuvo la valentía de darme la libertad cuando casi 40 jueces habían ruleteado el caso. Honor a quien honor merece!", escribió el líder opositor.

En una declaración en Facebook, José Antonio Colina, presidente de la organización Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), aclaró que "es verdad que la juez no tiene nada que ver con el caso de Leopoldo López (...) pero el que sí tiene que ver el chavismo es su esposo, Ricardo Jiménez Dan".

Según Colina, Jiménez fue "director de seguridad del Tribunal Supremo de Justicia y viceministro de seguridad jurídica del Ministerio del Interior y Justicia". Es además capitán del Ejército retirado, egresando en la misma promoción que Diosdado Cabello y Jesse Chacón.

"Es importante que tengamos cierta responsabilidad a la hora de difundir informaciones por las redes sociales. Es importante verificar", dijo Colina, quien pidió que no se grabe a niños y advirtió a los venezolanos de no actuar dentro de una propiedad privada. "Uno puede protestar en las calles, en las aceras".

Otros países

El "escrache" —término argentino que están usando los venezolanos para definir este tipo de protesta pública y espontánea— contra los antiguos o actuales funcionarios del régimen de Nicolás Maduro (o su predecesor Hugo Chávez) también se está realizando en otros países y han trascendido públicamente por los videos de las confrontaciones que se han viralizado casi de inmediato en las redes sociales.

La ex ministra Maripili Hernández fue confrontada en Barcelona, España, por dos venezolanos que le reclamaban "¿esa es la revolución bonita que tú comandabas? Hacer cola a las 3:00 am, ¿esa es la revolución que tú comandabas, esa es la patria que nos iban a dar a nosotros?".

Hernández intentó defenderse diciendo que ella es periodista y no diplomática y luego otro venezolano le repetía "¿de qué lado estás tú?". El video causó revuelo en Venezuela también porque en el video la ex ministra aparecía con un grupo de opositores. Ellos aclararon después que la visita a Barcelona se debía a "la invitación de una ONG internacional" para una conversación sobre la situación en Venezuela.

Unos días después, el 11 de mayo, el embajador de Venezuela en España, Mario Icea, denunció en el canal del Estado venezolano (VTV) que estaba secuestrado en el Centro de la Diversidad Cultural de Venezuela en Madrid debido a que un "contingente de violentos" le impedían salir.

En realidad, medio millar de venezolanos se agruparon al otro lado de la calle donde está la sede para protestar contra el régimen de Maduro con pancartas y gritos de "asesinos" y "narcos".

En las fotografías tomadas por la misma embajada se muestra que el tránsito de vehículos de la zona no fue obstaculizado y varios agentes de la policía municipal de Madrid estaban presentes en caso de que la situación se tornara violenta.

Este incidente ha causado una pequeña crisis diplomática entre ambos países. El presidente Maduro llamó "cobarde" al mandatario español Mariano Rajoy y afirmó que la protesta frente a la embajada "contó con la adecuada protección policial".

Mientras tanto, funcionarios españoles han recalcado que la manifestación estaba "autorizada" y "en ningún momento puso en peligro la integridad de los asistentes al acto."

Al otro lado del mundo, en Australia, dos mujeres venezolanas confrontaron a Lucía Rodríguez, hija de Jorge Rodríguez, quien ha ocupado varios cargos en el régimen chavista, desde rector del Consejo Nacional Electoral hasta alcalde del municipio Libertador en Caracas.

En el video que circuló por las redes, se observaba a dos mujeres venezolanas interceptando a la hija de Rodríguez en Australia y diciéndole "por culpa de tu papá hay gente muriéndose" y "¿dónde está Leopoldo [López]?". Medios venezolanos han reportado que Lucía Rodríguez vive desde mediados de 2016 en Sídney, Australia, donde estudia en el instituto privado SAE.

Otras dos mujeres venezolanas con una bandera volteada interrumpieron un discurso que estaba dando el defensor del pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, en el Líbano para reclamar a viva voz: "¡Mi pueblo se muere, los están matando! ¿Dónde están los derechos de los venezolanos?". Unos segundos después las mujeres fueron desalojadas del lugar.