Síguenos en: Menu

Ingresos petroleros alcanzarán apenas $ 25 millardos en 2018


El camino hacia el colapso de la industria petrolera venezolana ocurre desde hace tiempo con el desplome de la producción de hidrocarburos y la no inversión y falta de mantenimiento en las actividades medulares. "Esto significa una fuerte caída en los ingresos por exportaciones petroleras que en 2018 se ubicarán en 25 millardos de dólares", aseguró el economista Asdrúbal Oliveros.

El monto, sostuvo el director de la firma consultora Ecoanalítica, no alcanza para pagar la deuda externa de la República y de Pdvsa, ni importar medicinas y alimentos. Indicó que el panorama se torna más complicado con la carga financiera de Petróleos de Venezuela debido a la enorme deuda de 30 millardos de dólares, compromiso difícil de honrar con los acreedores.

Oliveros recordó que hasta la década de los noventa, Pdvsa se caracterizó por su cautela en contraer préstamos. Sin embargo, con los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro su endeudamiento se multiplicó diez veces.

Refirió que de productor de petróleo de primera línea, Venezuela pasó a ser un peso mediano a la altura de, por ejemplo, Colombia. Esto se debe, agregó, a la aguda contracción constante del bombeo de crudo que en lo que va del gobierno de Maduro es de 350.000 barriles diarios, promedio.

Las fuentes secundarias del mercado petrolero internacional y la Organización de Países Exportadores de Petróleo colocan la producción nacional de marzo pasado en 1,5 millones de barriles diarios, lo cual contrasta con 3,4 millones de barriles diarios en 1998.

Los precios internacionales se han fortalecido este año por la tendencia al equilibrio entre la oferta y la demanda del mercado internacional. El Ministerio Petróleo informó que en la semana concluida ayer viernes, el precio de la cesta venezolana de exportaciones cerró en 64,28 dólares el barril con una recuperación de 93 centavos de dólar con respecto a la semana anterior, cuando se situó en 63,35 dólares el barril.

Los crudos marcadores Brent e Intermedio de Texas subieron de 72,57 y 67,38 a 74,57 y 68,19 dólares el barril, respectivamente, mientras que la cesta OPEP pasó de 72,57 a 74,27 dólares el barril.

El economista Maxim Ross resaltó que la situación de la industria petrolera "es muy grave y delicada", y por la caída tan pronunciada de la producción Venezuela no se beneficia con los aumentos de los precios internacionales del crudo.

Precisó que las operaciones en las refinerías de Pdvsa están al mínimo, lo que ocasiona un fuerte déficit de gasolina en el mercado interno pese a que el consumo ha descendido bastante debido a la recesión económica y la contracción del aparato productivo.

Señaló que hay pozos productores petroleros inactivos, especialmente en Zulia, como consecuencia de las expropiaciones e incumplimientos con las empresas contratistas de servicios que hacen el mantenimiento a los pozos.

Otro elemento que pone en riesgo las operaciones de hidrocarburos, según el economista, es el éxodo de personal altamente calificado (gerentes, profesionales y técnicos) de Pdvsa, que los sindicatos ubican en 25.000 personas de 2016 a la fecha.

Oliveros y Ross coinciden en que la directiva de Pdvsa, presidida por Manuel Quevedo, no soluciona los problemas de la industria porque son militares sin conocimiento de la materia petrolera, además de que su designación obedece a razones políticas y no técnicas.