Síguenos en: Menu

Informe: La inflación en Venezuela pudiera superar el 2,000% este año


BOGOTÁ, COLOMBIA
El índice de inflación de Venezuela pudiera superar el 2,000 por ciento para finales de este año, peor que el de economías devastadas por la guerra las de como Sudán del Sur y Libia, en medio de la profunda crisis económica que afecta a una nación otrora muy rica.

En un informe emitido el jueves, la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, informó que la inflación en noviembre solamente fue de 56.7 por ciento y que los precios durante los primeros 11 meses del año se dispararon un astronómico 1,369 por ciento.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro probablemente dispute esas cifras, pero el Banco Central de Venezuela dejó de entregar información regular sobre la inflación en el 2015.

"Sin duda alguna, estamos en medio de una hiperinflación que empobrece a los venezolanos cada día y debilita el bolívar todos los días", dijo el legislador Ángel Alvarado en un comunicado de prensa, agregando que esperaba que la inflación estuviera cerca de 2,100 por ciento para finales de año.

El Índice de Precios al Consumidor de la Asamblea Nacional indica que le sigue la pista a la misma canasta de productos y usa la misma metodología del Banco Central.

El Fondo Monetario Internacional pronosticó hace unos meses que la inflación anual en Venezuela alcanzaría 635 por ciento.

Pero Steve Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Johns Hopkins y asesor del presidente venezolano Rafael Caldera entre 1995 y 1996, dijo que las cifras más bajas no reflejan la magnitud del problema.

Según su información, la inflación anual en Venezuela el jueves era de 2,727 por ciento.

"Esta es la inflación más elevada del mundo", dijo. "No hay nada que se le acerque".

Se calcula que el segundo país con la mayor inflación es Sudán del Sur, con 107 por ciento.

Venezuela ha tratado de controlar la inflación desde hace años, pero la combinación tóxica de controles de divisas y precios ha exacerbado la especulación e impulsado el mercado negro.

En días recientes, el gobierno ha obligado a algunos negocios a vender a precios muy bajos, amenazando con multar a los que no lo hagan, a pesar de las protestas de que las regulaciones están matando al sector privado y creando más escasez inflacionaria.

A pesar de tener unas de las mayores reservas de petróleo del mundo, la producción y los ingresos petroleros de Venezuela han bajado, lo que ha afectado gravemente la economía y generado una fuerte escasez de alimentos y medicinas.

El gobierno culpa con frecuencia de los problemas a la "guerra económica" que libra la oposición. Más recientemente, ha dicho que las sanciones financieras estadounidenses y la corrupción en el sector petrolero son los culpables de los problemas.

Mientras tanto, los venezolanos de a pie han sido duramente golpeados por el aumento de precios. Los alimentos, en particular, son escasos y demasiado caros, a pesar del control de precios del gobierno.

Según las cifras de la Asamblea Nacional, la familia promedio gasta el 80 por ciento de sus ingresos en comprar alimentos.

"Todos los días hay informes más preocupantes de los padres y madres venezolanos que no pueden alimentar debidamente a sus hijos", dijo Alvarado. "Más preocupante aún son los hijos que han perdido debido a la malnutrición".

Hanke dijo que había una solución perfecta para la crisis inflacionaria del país: adoptar el dólar como la divisa oficial, como hizo Ecuador en el 2000 cuando estaba abrumado por la hiperinflación.

"Al día siguiente todos se levantarían con una inflación muy pequeña", dijo".