Síguenos en: Menu

Inflación en Venezuela: 3 preguntas clave para entender el problema


Mucho se habla de la inflación en Venezuela, pero a veces no estamos muy claros del verdadero significado del término y de sus nefastas consecuencias sobre el cuerpo social, sobre la gente que la sufre.

En primer lugar, vamos referirnos a su significado desde el punto de vista de la ciencia económica, particularmente de la economía monetaria.

La inflación es la pérdida de valor del dinero, es decir la disminución en el tiempo del poder adquisitivo de una moneda, y tiene dos fuentes primarias de origen.

1) Encarecimiento de costos

2) Exceso de demanda, entendiéndose por exceso de demanda el fenómeno que ocurre cuando hay mucho más compradores de un producto que los niveles de oferta del mismo en mercado.

Ambas situaciones terminan por afectar el valor de la moneda, ¿por qué? Sencillamente porque con el mismo número de bolívares, en el caso venezolano, compramos menos productos.

¿Qué ocurre en Venezuela?

El peor de los escenarios, tenemos una inflación que se deriva tanto del incremento de costos (como resultado de la mega devaluación de la moneda que afecta el componente de materia prima importada, como los costos de mantenimiento y reposición de la maquinaria y equipos), como del exceso de demanda.

Cuando decimos exceso de demanda no es que haya en Venezuela más compradores sobre una misma cantidad de productos, no, en Venezuela hablamos de exceso de demanda ya que cada día hay menos productos con la misma cantidad de consumidores.

¿Qué pasa cuando estas variables están presentes en forma simultánea?

Pues que el fenómeno inflacionario se retroalimenta y se dispara y es allí, precisamente en ese momento cuando comienza otra pesadilla, la hiperinflación, fenómeno que significa la pérdida de valor de la moneda en forma muy acelerada , sin control, sin tendencia a la estabilización.

Al ocurrir esto el empobrecimiento de la sociedad afectada por el fenómeno es tan rápido que la población solo se da cuenta de su situación de pobreza cuando todo su ingreso debe ser destinado a la compra de productos de primera necesidad, y aun gastando el 100% de su ingreso en ello no alcanza para cubrir dichas necesidades: comida, medicina, educación, vestido, vivienda y transporte.

¿Llegó la hiperinflación a Venezuela?
Los economistas no nos hemos puesto de acuerdo para darle un valor preciso al nivel de inflación que es necesario alcanzar para catalogar a una economía de hiperinflacionaria, para muchos 100% anual es un síntoma de hiperinflación, para otros el nivel es de 50% mensual y para algunos, como quien suscribe el fenómeno está presente simplemente cuando la pérdida de valor de la moneda está fuera de control y no hay síntomas claros de una inmediata estabilización.

Como método de cálculo se toma el valor de lo que se define en Venezuela y en muchos países como "cesta básica de productos y servicios" a comienzo del año y se compara con los precios de dichos bienes y servicios al final del mismo período, la variación porcentual que da como resultado, se conoce como INFLACIÓN.

Si en Venezuela aplicamos ese método y comparamos el precio marcado en las etiquetas de los bienes y servicios al comienzo del año (o del mes), con el precio de los mismos al finalizar el año (o el mes), veremos unos niveles desmesurados de incremento de los precios, que nos señalan una inflación anual superior al 100%.

Ahora bien, como todos sabemos en Venezuela lo que se paga por la mayoría de los bienes no es lo que marcan las etiquetas con precios artificialmente "congelados" por el régimen, en Venezuela se paga mucho más que eso, y cuando medimos la inflación de muchos de esos productos en base al precio efectivo que realmente se paga, en ese momento tenemos incrementos superiores al 50% mensual.

En conclusión, no importa el método utilizado ni los precios de referencia tomados para dicho cálculo, la conclusión, tragicamente es la misma: Venezuela está sometida a un proceso hiperinflacionario, que efectivamente ha llevado a sus habitantes a un nivel de pobreza solo comparable con la pobreza que existía en el país mucho antes del comienzo de la explotación petrolera.

Fuente: Diario las Americas