Síguenos en: Menu

Industria de Autopartes y Repuestos está en paro técnico


La Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores presentó el balance de producción y actividad a 2017. Los reportes informan la "severa reducción del ensamblaje de vehículos" en Venezuela y "ausencia de incorporación de autopartes nacionales en las empresas mixtas ensambladoras". Con caída de la importación de piezas y faltas de materias primas para suplir el mercado automotor.

La industria señala un retroceso negativo del sector. En un año la variable se ubica en -79,6 por ciento. Describe en la dotación de equipos orinales el indicador es -40,3 por ciento; por reposición -27,7 por ciento y en experiencia en exportaciones se sitúa en 50,9 por ciento. El promedio general se destaca en -27,5 por ciento.

Producir vehículos en Venezuela se enfrenta a limitaciones de materias primas. El balance anual muestra restricción en la adquisición divisas para la importación. De las subastas del Dicom, entre junio y agosto, se adjudicaron ocho millones al sector, cuando en un año "normal", necesitan 30 millones de dólares mensuales.

La caída de inventarios de materias primas se refleja en el retroceso de la producción. En 2016, las siete fabricas operativas en el país, lograron ensamblar dos mil 95 unidades, este año ronda los mil 409. Una variación de -38,6 por ciento. Lo que en una década se ubica en baja de -98,9 por ciento.

"La Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (FAVENPA) reitera el interés de los fabricantes de autopartes y repuestos nacionales de producir y suplir las necesidades del mercado nacional, del ensamblaje de vehículos, del mercado de reposición, incluida la Misión Transporte y continuar el reimpulso de las exportaciones".

El sector alerta que el próximo año la perspectiva es similar a 2017, con un segundo año "difícil" para la industria y "no se vislumbra medidas que permitan que las empresa tengan acceso a materias primas nacionales e importadas en las cantidades requeridas".

Recomienda reestructurar las empresas básicas del Estado para mejorar la dotación de materias, liberar el control de cambio, combatirá la inflación, solicitar financiamiento a instituciones multilaterales para resolver el "problema" del asignación de divisas, evaluar y congelar las importaciones de vehículos terminados, recuperar la productividad laboral e incentivar la inversión con rebaja de impuestos.