Síguenos en: Menu

HRF pide a Luis Almagro suspender al régimen autoritario de Nicolás Maduro


Human Rights Foundation (HRF) celebra el anuncio realizado la semana pasada por Luis Almagro, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), convocando a una sesión especial del consejo permanente que podría llevar a la suspensión del régimen de Nicolás Maduro de la OEA por violar las normas internaciones que exigen el respeto del sistema democrático como requisito de participación en el organismo. El presidente Maduro respondió: "la carta democrática pueden ponerla en un tubito bien fino y darle mejor uso señor Almagro. Métase su carta democrática por donde le quepa". La decisión histórica de Almagro llega casi ocho años después de que HRF publicara su primera carta abierta —dirigida al anterior secretario general de la OEA, José Miguel Insulza— exigiendo la aplicación de la cláusula democrática contra los países del continente gobernados por regímenes autoritario-competitivos o antidemocráticos, según los parámetros de la Carta Democrática Interamericana (CDI).

"Han pasado casi ocho años desde que HRF pidiera por primera vez a la OEA que aplique la cláusula democrática no solo en países donde se había producido un golpe de Estado, como la Honduras de Micheletti, sino también en aquellos países donde los poderes ejecutivos habían erosionado las instituciones democráticas hasta convertirse en regímenes autoritarios, como en la Venezuela de Hugo Chávez, en Bolivia con Evo Morales y Nicaragua con Daniel Ortega", dijo Thor Halvorssen, presidente de HRF. "Finalmente, el nuevo secretario general ha escuchado el reclamo de HRF y de millones de latinoamericanos que están cansados de la indiferencia demostrada por la comunidad internacional frente a los abusos de los nuevos autoritarismos en el continente. Elie Wiesel dijo que la neutralidad ayuda siempre al opresor, nunca a la víctima. La actual crisis humanitaria por la que atraviesa Venezuela es el resultado de 15 años de destrucción de las instituciones democráticas ante la 'neutralidad' inmoral e ilegal adoptada en la administración de Insulza", dijo Halvorssen.

La semana pasada, el secretario general Almagro envió un informe de 132 páginas al consejo permanente de la OEA documentando la erosión gradual, sostenida y sistemática de los elementos esenciales de la democracia en Venezuela. Con base en el artículo 20 de la CDI, Almagro solicitó "la convocatoria inmediata del consejo permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación" y enviar una misión diplomática de alto nivel al país.

Si el consejo, que se espera se reúna entre el 10 y el 20 de junio, considera que se ha producido una grave alteración o ruptura del orden constitucional en Venezuela, podrá suspender al gobierno venezolano —con el voto de 23 de los 34 estados miembros— de toda participación en los diferentes órganos de la OEA hasta que retorne la normalidad democrática al país. Mientras tanto, un representante de la oposición democrática, actualmente con mayoría en la asamblea nacional, podría hacerse cargo de la representación venezolana en el organismo hemisférico.

En 2008, HRF inició una campaña dirigida a José Miguel Insulza, entonces secretario general de la OEA, pidiéndole, a través de una serie de cartas abiertas, aplicar la cláusula democrática a Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Las primeras dos cartas describieron la grave erosión de las instituciones democráticas en estos países, incluyendo la eliminación de la independencia del poder judicial. Las siguientes dos cartas se enfocaron en las múltiples medidas tomadas por estos gobiernos en contra de la libertad de prensa y el principio de representación parlamentaria. Por su parte, la quinta carta denunció la campaña realizada por Insulza en la OEA que llevó al levantamiento de la suspensión de Cuba en 1962 como miembro pleno del organismo, a pesar de que el régimen que gobierna ese país continúa incumpliendo con todos los elementos esenciales de la democracia establecidos en los artículos 3 y 4 de la CDI.

"Almagro —excanciller del gobierno del presidente uruguayo José Mujica, quien, a pesar de haber gobernado democráticamente a nivel nacional, apoyó diplomáticamente a los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua— está demostrando un liderazgo sin precedentes en favor de los derechos humanos y la democracia; esto sin importar afinidades ideológicas. Almagro se merece el apoyo de todos los demócratas del mundo", dijo Halvorssen.

"Durante los últimos ocho años, los regímenes autoritario-competitivos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua no solamente han expresado admiración hacia la dictadura cubana como modelo gubernamental, sino que además han intentado activamente desmantelar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, la cual jugó un papel decisivo en exponer el terrorismo de Estado llevado a cabo por las dictaduras anticomunistas en todo el continente durante los años setenta. Por respaldar el sistema democrático a pesar del sinnúmero de insultos y el acoso constante por parte de estos regímenes, el señor Almagro está demostrando ser un hombre honorable, y se está asegurando un lugar en los libros de historia junto a valientes demócratas como Rómulo Betancourt", concluyó Halvorssen.

En 2009, HRF fue la primera organización que solicitó la suspensión del gobierno de Roberto Micheletti en Honduras después del golpe de Estado realizado en junio de ese año. Así mismo, el trabajo de HRF permitió establecer la definición oficial interamericana del término golpe de estado. El informe jurídico de 300 páginas de HRF, titulado "Los hechos y el derecho detrás de la crisis democrática de Honduras 2009-2010", fue citado en múltiples ocasiones por el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Honduras (CVR-H), publicado en junio de 2011. El informe final de la CVR-H concluyó: "Los comisionados […] coincidimos con el análisis hecho por Human Rights Foundation para definir que lo sucedido en Honduras fue un golpe de Estado. [S]e está ante un golpe de Estado cuando han concurrido al menos cuatro elementos: 'en primer lugar, que la víctima del golpe sea el presidente u otra autoridad civil o militar que tenga el mando máximo del Poder Ejecutivo en un país; en segundo lugar, que el perpetrador del golpe haya ejercido violencia o coerción contra la víctima para que abandone su cargo; en tercer lugar, que la acción o acciones que conforman el golpe sean abruptas o repentinas y rápidas; y, en cuarto lugar, que esta acción se produzca en clara violación del procedimiento constitucional para la destitución del presidente.' [E]n el caso de Honduras se encuentran los cuatro elementos antes citados".

En 2010, HRF creó el sitio web Insulza.com como parte de una campaña dirigida a evitar la reelección del exsecretario Insulza. Esto por haber incumplido con sus obligaciones y evitado invocar la carta democrática en contra de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Una sexta carta, enviada en 2013, denunció la reforma constitucional ilegal impulsada por Daniel Ortega que buscaba permitir su reelección de manera indefinida.

"Por casi una década, HRF solicitó a Insulza cumplir con sus obligaciones e invocar la cláusula democrática contra Venezuela y regímenes igualmente antidemocráticos. Sin embargo, de manera deshonesta, Insulza respondía que la CDI no le otorgaba ninguna autoridad para actuar. Esto a pesar de disposiciones expresas en el artículo 20 de la CDI y las resoluciones 2154/2005 y 2251/2006 de la asamblea general de la OEA que establecen lo contrario", dijo Javier El-Hage, director jurídico de HRF. "La decisión tomada por el secretario general Almagro ha cambiado rápidamente el curso que llevaba la OEA bajo el nefasto liderazgo de Insulza, y ha traído nuevas esperanzas a millones de latinoamericanos que están cansados no solo de ver a sus opresores abusar de ellos en sus propios países, sino que, para colmo de males, han tenido que verlos también jactarse cómodamente de esos abusos desde Washington, mientras participan de cenas de gala junto a diplomáticos de países democráticos", dijo El-Hage.

La próxima semana, HRF estará presente en la 46ª asamblea general de la OEA y participará en distintas reuniones y eventos académicos sobre la aplicación de la cláusula democrática a Venezuela.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial, con énfasis en sociedades cerradas

Fuente: Biendateao