Síguenos en: Menu

FED aplaza la subida de tipos de interés. Su impacto en la economía global


La reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos, (FED por sus siglas en inglés) ha sido considerada el evento más esperado en los últimos 6 años. Analistas de todo el mundo estaban a la espera de conocer la respuesta de la Reserva Federal estadounidense respecto a la subida o no de las tasas de interés.

La decisión final se dio a conocer en horas de la tarde del día de ayer, cuando la Directora de dicho organismo,Janet Yellen, confirmó que se mantendrían los niveles de las tasas de interés, postergando la posible alza para finales de año o principios del 2016. La medida, como bien explicaba Yellen, viene dada en gran parte por el acontecer económico mundial y su posible impacto en la economía americana, la cual ha demostrado un crecimiento conservador en los últimos años.

Obviamente la medida tuvo posiciones encontradas de aceptación y rechazo entre analistas y gestores.
Como es sabido las decisiones de la FED respecto a su política monetaria se basa en dos mandatos: la estabilidad de los precios o índices de inflación y el índice de empleo. En la actualidad ambos indicadores se encuentran en una situación positiva comparada con años anteriores, pero no en el estado más óptimo.

Ejemplo de esto es que la tasa de desempleo se encuentra actualmente en el 5.1% y el nivel de inflación del consumidor se encuentra aún por debajo del 2% -nivel mínimo esperado-, demostrando una recuperación moderada de la economía estadounidense.
A estos indicadores ahora se les ha sumado, lo que muchos han comenzado a llamar un tercer mandato, siendo el análisis de la economía global y como ésta se puede ver afectada por las políticas monetarias implementadas por los Estados Unidos.

Por su parte, el CEO de Davos Financial Group, David Osio, consideró que "la decisión del FED fue una decisión acertada en estos momentos, ya que cualquier efecto en una política monetaria adversa, pudiera generar un desaceleramiento en la economía americana y en consecuencia un deterioro aun mayor en la economía global, sobre todo en los mercados emergentes y países latinoamericanos, quienes se encuentran en un etapa de desaceleración y recesión respectivamente".

Alrededor del 40% de los ingresos de las empresas multinacionales americanas provienen de las ventas en el exterior, por lo que una subida en las tasas hubiera sido contraproducente ya que al fortalecer aún más su moneda respecto al resto de los mercados conllevaría a una alza sustancial en los precios de exportación, y en consecuencia una reducción en sus niveles de rentabilidad, afectando de alguna manera el crecimiento económico que se ha logrado hasta los momentos.

"Adicional a este escenario se suman los precios de los commodities que actualmente se encuentran en un nivel muy bajo", agrega David Osio.
Los mercados se han visto afectados por la caída en los precios de los commodities. Este escenario crea menos presiones inflacionarias a nivel de los países productores. Esta situación es "temporal" como indicaba Yellen en su conferencia y requerirá una mayor evaluación en el futuro próximo.

PRO Y CONTRAS

Davos Financial Advisors , a través de su Asesor Financiero, Adam Stramwasser resume los pro y contra de la decisión final adoptada por la FED en los siguientes puntos:

Pros:
-El dólar se debilita, dándole un respiro a las monedas latinoamericanas que han sufrido importantes devaluaciones
-Al mantenerse una política monetaria de expansión en Estados Unidos, se le esta dando chance a la economía global que agarre más fuerza. Se espera más estabilidad para Mercados Emergentes.

Cons:
-Con esta decisión, el FED esta dando una señal que la economía global esta más débl de lo que se creía, agregando incertidumbre y nerviosismo a los mercados.
Se prolonga la normalización de las tasas, dejando al FED con poco espacio de maniobra ante otras posibles crisis.

Tras la decisión del FED de mantener las tasas, los mercados quedan atrapados a la espera de nuevas noticias y datos económicos. Esto ha creado en los mercados una situación de ansiedad y expectativa ante cada una de las futuras reuniones del FOMC. Se espera relativa calma con alto potencial de volatilidad en los próximos meses a medida que se van desarrollando acontecimientos económicos globales.

Fuente: Davos Observer