Síguenos en: Menu

Falta de billetes tumba en 48 % las ventas del comercio zuliano


La escasez de efectivo agudizó e impacto en la productividad empresarial, con efecto directo en el sector agropecuario y comercial, quienes vieron mermadas el primero la producción y el segundo una reducción del 48% en las ventas, según el informe mensual de Fedecámaras Zulia.

La falta de billetes para honrar el pago de las nóminas impactó la producción agropecuaria e incremento la corrupción en el proceso de obtención de este elemento vital en la economía, una vez que para acceder al mismo, los productores y empresarios debían pagar un porcentaje variable entre 15 y 25 por ciento del monto requerido, bajo la mirada inoperante e ineficiente de las autoridades, indica el informe.

Fedecámaras Zulia también señala que la gravedad de la escasez de dinero toca puntos alarmantes en fincas que tienen semanas sin poder cubrir las remuneraciones y no se vislumbra una solución a corto plazo por parte del Gobierno.

Además denuncia que fiscales del Seniat, Sundde y Guardia Nacional obligaron a los empresarios, a que depositaran todo el efectivo recibido, limitando esto a que los mismos pudieran cubrir con sus compromisos en efectivos. Alegan que aparte de no encontrar efectivo en cajeros y tener limitaciones para retirar dinero en taquillas bancarias, el viernes 29 de septiembre, la colectividad zuliana se enfrentó al colapso que sufrió el sistema de puntos de ventas, lo que origino grandes colas donde los compradores pasaron horas para poder pagar con tarjetas electrónicas, en establecimientos comerciales.

Apagones interrumpen producción

Fedecámaras Zulia precisa en su informe mensual que el estado durante septiembre, se vio duramente afectado por continuos apagones y constante variación en la calidad del suministro de servicio eléctrico por parte de Copoelec, lo que impactó y contribuyó con la caída de las ventas de la región, adicional al impacto generado en el daño de equipos eléctricos, retrasando y disminuyendo la producción en la región. Estas fallas recurrentes en el servicio eléctrico no programadas, ocasionan pérdidas importantes a los empresarios, ya que las industrias están operando al 50 por ciento de su capacidad.