Síguenos en: Menu

El hambre en Venezuela se manifiesta en cruce de frontera, según oposición


La bancada opositora del Parlamento de Venezuela señaló el domingo que el cruce masivo de personas desde el fronterizo estado Táchira hacia la ciudad colombiana de Cúcuta es una demostración de que los venezolanos tienen hambre y padecen una severa crisis de escasez de alimentos.

El diputado de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) Carlos Berrizbeitia difundió en su cuenta de Twitter una foto que muestra a cientos de personas en el puente fronterizo internacional Simón Bolívar que esperan pasar hacia Cúcuta.

"Justo ahora!! Frontera San Antonio del Táchira y Cúcuta , Venezuela un País con hambre!!", escribió el parlamentario.

El presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, por su parte, criticó en la misma red social que el "régimen y quienes lo sostienen (…) ignoran mar humano venezolanos que cruza a Colombia a buscar comida".

La diputada Gaby Arellano dijo también por Twitter: "Miles de venezolanos que están #PresosDelHambre nuevamente cruzan el paso fronterizo para abastecerse de comida y medicinas".

Por su parte, la legisladora Adriana Pichardo comentó: "Los Venezolanos buscan abastecerse de alimentos que el Gobierno no puede suministrar #CrisisHumanitaria #PresosDelHambre".

Más de 100,000 venezolanos cruzaron a lo largo del fin de semana la frontera con Colombia, abierta temporalmente para la ocasión, donde compraron alimentos, artículos de primera necesidad y medicamentos que escasean en su país.

Inicialmente, las autoridades de los dos países habían previsto abrir el "corredor humanitario" por los pasos fronterizos que unen la ciudad colombiana de Cúcuta con las venezolanas de San Antonio del Táchira y Ureña el domingo, pero la expectación hizo que miles de personas se apostaran en la frontera desde el sábado.

Ante esa presencia de venezolanos, las autoridades abrieron el paso por el que cruzaron unas 44,000 personas el sábado y alrededor de 63,000 el domingo, según datos de la cancillería colombiana.

Quienes cruzaban, hombres, mujeres y niños, lo hacían agradecidos a Colombia y, en algún caso, emocionados.
Del lado colombiano les recibieron agentes migratorios, policías y militares, a los que saludaron, hicieron fotos e incluso abrazaron entre lágrimas por permitirles el acceso a Colombia a comprar alimentos y comida.

La necesidad de acudir a por alimentos, paliada parcialmente con la visita de este fin de semana, se plasmó en algunas pancartas que portaban los ciudadanos venezolanos.

"Feliz día del niño. Por fin comida digna y un paseo para mis hijos #mujerguerrera", se podía leer en el cartel que portaba una venezolana entre la multitud en el puente internacional Simón Bolívar, entre Cúcuta y San Antonio.

Las jornadas transcurrieron sin incidentes y con la breve irrupción el pasado sábado de un pequeño grupo de miembros del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que cantaron lemas progubernamentales como "la patria no se vende, la patria se defiende".

El domingo, la jornada acordada, decenas de miles de venezolanos se apostaron antes del amanecer en los puentes Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander para adentrarse en Colombia.

A las 7:00 a.m. comenzó el cruce sin restricciones de personas provenientes no solo del fronterizo estado venezolano de Táchira, sino procedentes de otras entidades como Falcón, Lara, Carabobo y hasta de Caracas.

"Estoy feliz y contenta porque voy a comprar lo que necesito para mi hogar, porque no soy una persona millonaria y necesito comprar alimentos a buen precio y no al precio de 'bachaqueo' (contrabando) como en Venezuela. Voy por papel higiénico, mantequilla, aceite, arroz, leche, lo que pueda", declaró Coromoto Ramírez, comerciante de 45 años.

Por su parte, la profesora jubilada Elena Bautista, de 54 años, dijo que "es una alegría ver este mar de personas, y vamos en busca de comida y de pasar un rato divertido, porque a eso también vamos".

Agregó que cruza la frontera para comprar "porque en Venezuela no se consigue nada. Yo vivo en Rubio (Táchira), y allá no hay comida".

Elio Camacho, de 27 años, dijo que viajó desde Barquisimeto (Lara, a 580 kilómetros del paso fronterizo), para abastecerse de alimentos y medicinas. "Viajé siete horas pero conseguí lo que buscaba", manifestó mientras retornaba a territorio venezolano con las compras.

El flujo de personas era controlado por la Guardia Nacional venezolana y la policía del estado Táchira, así como por autoridades consulares y la policía colombiana.

Hay un control migratorio para el acceso a Colombia, donde se solicita la cédula en la mitad del puente fronterizo, lo que ralentiza el ingreso desde Venezuela. Pese a ello personas como Coromoto Ramírez agradecieron al gobierno colombiano "por abrirnos las puertas" de su país.

La reapertura de la frontera, tras casi un año cerrada, había sido anunciada para este domingo. No obstante, el sábado se abrió el paso por orden del gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, lo que se tradujo en que miles de personas viajaron a la ciudad colombiana de Cúcuta para comprar alimentos y medicinas.

Una primera apertura temporal de la frontera se realizó el pasado 10 de julio, en el que un río de 35,000 habitantes de Venezuela cruzaron a realizar compras, acosados por el desabastecimiento en su país.

El cierre de la frontera fue decretado por Maduro en agosto del 2015 tras un ataque de supuestos paramilitares colombianos contra una patrulla militar venezolana que dejó tres heridos en la ciudad de San Antonio, lo que también generó tensiones entre ambos gobiernos.


Fuente: El Nuevo Herald