Síguenos en: Menu

Econométrica: Inflación acumulada hasta el 15 de marzo es 209,43 %


La hiperinflación gana la carrera en Venezuela y pasma cualquier aspiración económica. Las cifras en torno al fenómeno fiscal son elocuentes y retratan con dígitos en rojos las consecuencias de un problema que empobrece a los venezolanos y que pone zancadillas al presupuesto familiar.

inflaciónDe acuerdo con Econométrica, el país registra una inflación diaria de 2,30 %. Solo entre la segunda quincena de febrero y la primera de marzo hubo una variación de 44,35%. La firma agrega que en febrero los precios variaron 67 % y en 12 meses 6.573 %.

Lea más: Jaime Nestares: Te suman seis ceros a la inflación y te engañan quitándoselos al billete

Hasta el 15 de marzo de 2018, la variación acumulada fue de 209,43%. Según Econométrica la inflación mínima acumulada para 2018 podría ubicarse en 3.447%. Ello en un país donde el Fondo Monetario Internacional estima una caída de 15% del producto interno bruto.

La pérdida del poder adquisitivo es devastadora en un contexto nacional en el que la cesta básica se sitúa en 27.081.363,47 de bolívares.

En un foro sobre hiperinflación, realizado por Crónica.Uno en la UCV, el economista Oscar Torrealba, investigador del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice) y docente universitario, señaló que el sueldo aumentó 1.153 % en un año, pero la inflación fue mayor.

"La pérdida real del salario es de 71,26 %. En octubre de 2017 se podían adquirir 8,35 cartones de huevos, y en marzo apenas se pudieron comprar 2,40 cartones de huevos".

Al 2 de marzo, Venezuela registraba una liquidez de 265.627.286.735.000 de bolívares.

En 2017 la pobreza general se ubicó en 87 %, lo cual se traduce en un crecimiento de 5,2 % con respecto a 2016, según la Encuesta Sobre Condiciones de Vida. El estudio elaborado por las universidades Central de Venezuela, Simón Bolívar y Católica Andrés Bello, agrega que la pobreza extrema pasó de 51,5 % a 61,2 % ese año.

Entre las restricciones que orquestan la miseria en las familias, destacan, en primer lugar, la ausencia de protección social, la disminución del poder adquisitivo y la falta de ingresos; una lista de privaciones a la cual se le adhiere la falta de vivienda propia, el déficit de servicios y la desescolarización.

Una muestra de ello es la posición que ocupa Venezuela en el Informe Mundial de la Felicidad 2017 de la Organización de Naciones Unidas, donde el país se ubica como el menos feliz de la región.

A propósito de ello, Marisol Ramírez, psicóloga de la organización Psicólogos Sin Fronteras, señala que algunos venezolanos viven desesperanzados y en estado de negación. "La mayoría de los ciudadanos está en el grupo que se pasea por la negación, está en el agotamiento. Pasamos de una situación de miedo estructurado a una situación de incertidumbre, de duda, de falta de certeza. El sufrimiento crítico y constante maltrata la condición humana y se convierte en una grave violación de los derechos humanos", dijo durante su ponencia.