Síguenos en: Menu

Culpables de lavado de dinero 2 empresarios de Miami que transfirieron millones desde Venezuela


Dos empresarios de Miami fueron declarados culpables en Nueva York por un elaborado operativo de lavado de dinero con el que transfirieron a cuentas bancarias de Estados Unidos más de $100 millones provenientes de compañías de Latinoamérica, principalmente de Venezuela.

Luis Díaz, de 75 años, y Luis Javier Díaz, de 50, realizaron los envíos ilegales de dinero entre los años 2010 y 2016 a través de su compañía Miami Equipment & Export, con sede en Doral y cuyo portal digital sigue indicando que están "sirviendo el mercado de exportación desde 1983".

Los documentos presentados en la corte muestran que Miami Equipment & Export transfirió dinero de numerosas entidades extranjeras, como el Consorcio KCT, una empresa con varios contratos públicos con el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Según las pruebas, los Díaz recibieron el dinero de esta compañía venezolana y lo enviaron a cuentas bancarias en el extranjero de compañías fantasma de funcionarios del gobierno de Venezuela, empleados de KCT en Venezuela y otras personas que no tenían ninguna relación con Miami Equipment.

Según la periodista Maibort Petit, que cubrió actividades del caso, algunos de los venezolanos beneficiados por estas transferencias son Rafael Ramírez, embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas; su hermano Fidel Ramírez Carreño, y Rafael Cid Montes.

Por todas estas actividades, Miami Equipment recibió más de $1 millón en honorarios de parte de KCT.

Estas transferencias fueron realizadas ilegalmente porque durante ese tiempo "la compañía no estaba registrada en el estado de Florida ni en la Red de Control de Delitos Financieros (FinCEN), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, como lo exigen las leyes estatales y federales aplicables a las empresas de transferencia de dinero", explicó la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) en un comunicado de prensa.

Al operar sin esta licencia, Miami Equipment & Export daba sus clientes la oportunidad de mover dinero a través del sistema financiero de Estados Unidos sin levantar las sospechas de entidades encargadas de monitorear actividades dudosas.

"Al pasar por entidades sin licencia como esta compañía, las empresas extranjeras se aseguran de que los patrones sospechosos de transferencias no se detecten ni se denuncien como posibles actividades de lavado de dinero u otros delitos financieros", detallan las agencias de inmigración.

Ambos Díaz fueron detenidos en diciembre de 2016 en Miami y declarados culpables el pasado miércoles de lavado de dinero y operar un empresa de transferencia de dinero sin licencia. El hijo fue declarado culpable de confabularse para realizar actividades internacionales de lavado de dinero y de confabularse para operar un empresa de transferencia de dinero sin licencia.

Serán sentenciados en marzo del 2018 y podrían ser condenados a un máximo de 20 años de prisión por los cargos de lavado de dinero.