Síguenos en: Menu

Crisis en producción de azúcar, maíz y arroz


El hambre aumentará en febrero. Los pronósticos negativos de las cosechas y la falta de importación de materias primas atenta contra la seguridad alimentaria. Vienen días cargados de una peligrosa escasez, sin precedentes en la historia contemporánea de Venezuela.

Tres rubros básicos: azúcar, maíz y arroz ya tienen aproximación de resultados de producción. Las cifras preocupan. No alcanzarán para calmar el hambre de las familias, de casi 30 millones de personas.

Werner Gutiérrez, ingeniero agronomo, asegura que la carencia de políticas efectivas en las tierras agrícolas son la razón de las consecuencias de lo que vivirán los venezolanos. "Todavía el problema de la escasez no se está sintiendo como se va a sentir en febrero".

Explica que la caña de azúcar "la poca" que sale al mercado, de las hectáreas cosechadas y molida en las plantas, será de tres millones 200 mil toneladas, lo que procesada son 240 mil toneladas de azúcar. "Que difícilmente alcanzarán para el consumo nacional".

Los cereales tienen igual estimación. Insuficientes. "De maíz se sembraron 300 mil hectáreas. No 700 mil como dijo el ministro (Wilmar Castro Soteldo)". La cosecha escasamente alcanzará para marzo.

"El arroz del ciclo norte verano no alcanza". Gutiérrez recuerda que los productores advertían el escenario al no garantizarseles el fertilizante e insumos agropecuarios.

El incremento en los costos de producción, precio controlado de rubro, escasez de semillas y agroinsumos, déficit de maquinarias, inseguridad y falta de combustibles minaron las cosechas.

Con la creación de motor agroalimentario, el Gobierno, bajo el plan de la agenda económica, garantizó fortalecer "los procesos agroproductivos para acelerar el tránsito hacia la seguridad alimentaria y dinamizar la producción nacional".

La agenda del Consejo Nacional de Economía Productiva daría los medios y recursos para lograr maximizar los resultados de las tierras cultivadas. Más cuando en manos del sector público hay cerca de 30 millones de hectáreas expropiadas.