Síguenos en: Menu

Cifras de la CEPAL demuestran disminución del desempleo para América Latina


El informe, que lleva por título "Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe" presentado en conjunto por la Comisión Económica Para América Latina y la Organización Internacional del Trabajo, arrojó que entre 2009 y 2013 los puestos de trabajo formales crecieron 12,7% (53,4% del empleo total), mientras que el empleo informal lo hizo sólo en 2,6% (46,6%). En tanto, la distribución del ingreso total (empleo formal e informal) mejoró 0,62 puntos porcentuales entre los dos años mencionados. No obstante, en el texto también se señala que para el 2014 no se prevé una reactivación de la generación de empleo a nivel regional, aun cuando una menor participación laboral –es decir, la proporción de la población en edad de trabajar que está dentro de la fuerza de trabajo, ya sea ocupada o desempleada– permitiría la caída en la desocupación. Aunque la evolución de la economía en América Latina y el Caribe no ha sido favorable en el segundo semestre de 2014, ello impedirá que el desempleo urbano regional disminuya levemente este año a 6,0% o 6,1%, desde el 6,2% anotado en 2013.

En torno a lo demostrado por este informe gira un análisis cuyo aspecto positivo ostenta cierta ambigüedad. Alicia Bárcena, y la directora regional de la OIT, Elizabeth Tinoco, advierten en el prólogo del texto que "atendiendo a estas circunstancias, y por paradójico que pueda resultar, el descenso de la tasa de desempleo no es una noticia enteramente positiva. La caída de la participación laboral que está detrás del desempleo decreciente impacta la autonomía económica de una proporción cada vez mayor de la población, especialmente de las mujeres". A pesar de todo, el incremento en la formalización de puestos de trabajo no solo favoreció una mayor inserción productiva de muchas mujeres sino también contribuyó a reducir la brecha de los ingresos laborales entre los ocupados con menores y mayores niveles de escolaridad.

Economía Sin Secretos