Síguenos en: Menu

Carta de una venezolana al presidente Trump


Querido presidente Trump

Le escribo esta carta para pedirle que públicamente condene los actos plenamente inhumanos perpetrados contra niños, estudiantes y otros civiles inocentes en Venezuela. Los venezolanos llevan protestando más de un mes a un gobierno que ha producido niveles de inflación nunca vistos, una crisis alimentaria de proporciones asombrosas y una epidemia de violencia que ha costado miles de vidas en los últimos años.

Compartimos la creencia humana que regímenes opresivos no deberían estar matando a niños inocentes. Usted confirmó esto cuando, después de haber sido conmovido por las atrocidades que ocurrieron en Siria, tomo represalias contra el régimen de Bashar al-Assad por los ataques crueles que cometió contra su pueblo.

La vida de niños inocentes, sin consideración a su raza o nacionalidad, merece la protección de Estados Unidos y de la comunidad internacional.

Mientras el pueblo venezolano protesta pacíficamente, el régimen de Maduro contesta con crueldad y malicia. Tanques militares que atropellan a civiles se ha vuelto una triste realidad en Venezuela y los niños venezolanos están pagando con sus vidas el precio de la expresión política en Venezuela. Hace dos semanas, la policía venezolana mató a Armando Cañizales, un músico de tan solo 17 años que protestaba por una mejor Venezuela en las calles de Caracas.

Además de ser violentamente reprimidos por expresar sus opiniones políticas, los niños venezolanos se están, literalmente, muriendo de hambre. En muchos casos, comen una sola comida cada día, y mamás con el VIH están dándole pecho a sus bebes recién nacidos (con el riesgo de pasarles la enfermedad) para que no se mueran de hambre –no hay ni siquiera formula para bebés en el país.

Todavía recuerdo claramente lo afortunada y protegida que me sentí cuando mi familia y yo nos mudamos a Estados Unidos en el 2001. Con tan solo 11 años, sabía que sería protegida por la promesa de libertad que este país nos otorgaba. Sin embargo, siempre me sentí culpable por las miles de vidas que nunca sentirían esa protección.

Sé que Estados Unidos no puede salvar al mundo entero, pero si podemos, y debemos, tomar posturas firmes y consistentes con nuestro compás moral. En este caso, Estados Unidos debería condenar firmemente las acciones represivas del gobierno de Maduro contra el pueblo venezolano.

Por ende, Sr. Presidente, le pido que actué. Las vidas de niños inocentes, aquí y en el exterior, son valiosas. Tome una firme postura contra el régimen de Maduro y condene, en términos absolutos, la opresión de manifestantes pacíficos en Venezuela.

No podemos quedarnos con los brazos cruzados mientras que nuestros vecinos siguen viviendo una pesadilla interminable. Si de verdad queremos hacer de Estados Unidos un mejor país, un buen lugar para empezar es demostrándole al mundo que no apoyaremos a un régimen que mata a su gente por conveniencia política.

Sinceramente,

Fabiana Cohen

Fabiana Cohen nació en Venezuela. Es graduada de Northwestern University y the University of Chicago Law School. Actualmente, es una asociada en Boies Schiller Flexner en Miami.