Síguenos en: Menu

Caída del precio del oro compromete las reservas internacionales


Venezuela remató cuentas por cobrar con países como República Dominicana y Jamaica, vendió activos, solicitó parte de los derechos especiales de giro con el Fondo Monetario Internacional

El precio del oro cae y compromete las reservas internacionales de Venezuela. Luego de mantener un promedio de cerca de mil 178 dólares por onza durante el año, hoy la onza Troy se ubica en mil 92 dólares. El metal constituye 72 por ciento de los recursos de la nación, por lo que no es solo el descenso del precio del petróleo un factor determinante en la caída que ubica a las reservas en 14 mil 979 millones de dólares.

Alberto Castellano, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de LUZ, explica que en el momento en el que el Gobierno nacional decidió cambiar las proporciones de las reservas, los precios del petróleo y del oro estaban en ascenso. La tendencia se redujo, empujando al país a enfrentar esta situación en la que los ingresos disminuyeron notoriamente.

Cada seis meses -explica el economista- el Banco Central de Venezuela (BCV) debe ajustar el valor de las reservas internacionales por el precio de la onza Troy. Eso explicaría la cifra que va en picada: "No es solo por la pérdida de disponibilidad, sino que cada vez que se ajusta el valor de la onza Troy, que viene la caída, esto disminuye las reservas contabilizadas en dólares".

Recientemente se reportó que las reservas internacionales habrían alcanzado niveles mínimos registrados desde inicios de 2003. De acuerdo con el académico, esta cifra refleja la capacidad de pago que tiene el país hacia sus compromisos de importaciones y deuda. "En Venezuela observamos una disminución de esa capacidad de pago, por eso que el riesgo país en Venezuela ha ido incrementando por el solo sentido de que tenemos menos recursos para pagar".

Para obtener divisas, Venezuela remató cuentas por cobrar con países como República Dominicana y Jamaica, vendió activos, solicitó parte de los derechos especiales de giro con el Fondo Monetario Internacional y realizó operaciones swap, señala Castellano. Destaca que el problema de haber traído el oro monetario al BCV reside en la dificultad de ejecutar intercambios poniendo en garantía el metal por recursos líquidos.

"La disponibilidad en divisas está en un porcentaje muy bajo y esto dificulta las posibilidades de hacer importaciones al país. Estamos utilizando mayoritariamente el flujo de caja, o sea lo que entra por la factura petrolera, pero la capacidad de pago de Venezuela está muy disminuida", afirma el analista.

Fuente: La Verdad