Síguenos en: Menu

Cabecillas de Pdvsa y reina de belleza venezolana camuflaron millones en paraíso fiscal


El inconmensurable saqueo de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) sigue dando noticias, como un taladro que perfora, no un pozo, sino un tesoro.

La marcha fugaz de millones de dólares a parajes ocultos vuelve a la palestra mundial con una nueva investigación del diario español El País que señala a la cabecilla de la empresa en España en la etapa en la que Rafael Ramírez, uno de los antiguos superministros del chavismo, presidió la estatal venezolana.

Se trata de Julia van Den Brule quien, según la documentación de la Banca Privada d'Andorra (BPA) obtenida por el medio, abrió una cuenta en el principado europeo, en 2008, en aras de ocultar $3 millones. La ex jefa dejó constancia de su intención de transferir ese monto en un formulario confidencial.

Otros colegas en Pdvsa compartían aspiraciones. Ese mismo día, ni uno antes ni uno después, la entonces supervisora de la firma petrolera en Caracas, Ingrid Sánchez González, se hizo cliente de la BPA para depositar $5 millones, develó El País.

"Concretamente, Salazar formó presuntamente parte de una red de ex viceministros y testaferros de políticos de Venezuela que cobró más de 2,000 millones de euros en comisiones ilegales por mediar para que compañías extranjeras consiguieran adjudicaciones de la petrolera", expone el diario, que comparte en su página web los cuestionarios confidenciales rellenados por ambas ex jerarcas de la petrolera.

La entonces jefa de la filial Pdvsa Ibérica, que anteriormente fue asesora ejecutiva del Ministerio de Energía y Petróleo, se identificó en el banco andorrano con la profesión de "directora de gas". Y ¿cuál era el origen del dinero? Se le preguntó en el formulario. "Asesora en el área de ingeniería y petróleo", escribió, al confesar que los motivos para abrir su cuenta en BPA eran tres: ahorro, inversión y confidencialidad.

Los motivos de Sánchez González eran similares, pero los redactó al revés. Para ella, primero venía la confidencialidad, y luego el ahorro. "La transferencia que se enviará es para la cuenta personal de mi hija", declaró a los funcionarios bancarios, según El País.

No solo las mujeres del petróleo tenían buen gusto por los paraísos fiscales. Una rubia escultural que representó a Venezuela es el Miss Mundo 2007, quedando entre las finalistas, también hizo transacciones millonarias en Andorra, informó el diario.

Claudia Paola Suárez tenía buenas referencias: sus vínculos comerciales con las empresas del primo de Rafael Ramírez.