Síguenos en: Menu

Almagro, Tintori y Ceballos denuncian crisis en Venezuela


WASHINGTON
El secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien ha propuesto suspender a Venezuela de ese organismo, ofrece este lunes una conferencia de prensa sobre la situación en ese país junto a las esposas de dos opositores venezolanos presos, Lilian Tintori y Patricia de Ceballos.

La conferencia se realizará en la sede de la Organización de Estados Americanos en Washington a las 2 p.m. hora del este.

Almagro comparecerá ante la prensa junto con Tintori, esposa del encarcelado dirigente opositor Leopoldo López, y De Ceballos, alcaldesa del municipio San Cristóbal y esposa del ex alcalde opositor Daniel Ceballos, también en prisión.

Será la primera aparición pública de Almagro tras haber pedido la semana pasada suspender a Venezuela de la OEA, un proceso diplomático complejo que requiere el apoyo de dos tercios (24) de los 34 países miembros del organismo continental.

Para suspender a un país de la OEA hay que aplicar la Carta Democrática Interamericana, un instrumento jurídico aprobado en 2001 por todos los Estados miembros con el fin de proteger la democracia en la región.

La suspensión es la sanción más alta que la OEA puede imponer a un gobierno y solo se ha efectuado una vez desde la creación de la Carta: tras el golpe de Estado en Honduras de 2009.

Almagro defiende que, en este caso, la suspensión es "el más claro esfuerzo y gesto" que los países americanos pueden hacer por el pueblo venezolano y por la democracia en la región.

Según Almagro, el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha llevado a Venezuela a un "extremo nunca visto" en la historia reciente del continente: "rompe el orden democrático, viola con impunidad los derechos de sus nacionales, mantiene presos políticos, tortura, roba, trafica drogas y somete al pueblo a falta de alimentos, medicinas y dinero".

Preguntado por si sería un fracaso que los Estados de la OEA no secundaran su propuesta, Almagro dijo: "El único fracaso sería el haberme callado la boca ante las tremendas violaciones a la institucionalidad democrática, los derechos humanos, civiles y políticos en Venezuela".

El excanciller uruguayo, que lidera la OEA desde mayo de 2015, asegura que "sí ha habido un cambio fundamental", porque el "régimen dictatorial" de Maduro "ya no tiene impunidad".

"La impunidad que tenía para demonizar a la oposición no existe más porque lo estamos marcando, porque estamos poniendo ese tema en la agenda internacional y lo estamos denunciando en los ámbitos que corresponde",indicó.

Además, dijo que los países "no tienen por qué adelantar su posición sobre el tema", que pueden "manejarlo de acuerdo a sus tiempos y sus debates democráticos internos" y que respetará sus decisiones.

Almagro dijo que su papel ha sido el poner sobre la mesa información "basada en hechos" para "empujar una agenda a la hora de recuperar la democracia en el país".

Preguntado por si ha hablado sobre el tema con representantes del gobierno de EEUU, respondió irónicamente: "A pesar de que soy un agente de la CIA no he tenido muchos contactos", en alusión a la acusación de ser un agente de la inteligencia estadounidense que le ha hecho repetidamente el Gobierno venezolano.

Almagro dijo que tiene previsto reunirse esta semana "con el presidente del Consejo Permanente y los coordinadores regionales" sobre su petición de la suspensión, y adelantó que, si esos encuentros no arrojan novedades, se irá haciendo público "como corresponde".

Al término de la rueda de prensa, Tintori, esposa del líder opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, pidió "auxilio" a los países de la OEA, en declaraciones a los periodistas.

Además, adelantó que estará en Washington hasta el miércoles y tiene previsto reunirse con representantes del Gobierno de EEUU, sin precisar más al respecto.

La comparecencia fue interrumpida nada más comenzar por la representante venezolana en la OEA, Carmen Luisa Velásquez, quien acusó a Almagro de usar el ente para "fines proselitistas" y anunció que ha pedido al Consejo Permanente consultar a los otros 33 países miembros para evaluar la conducta "deplorable" del secretario.