Síguenos en: Menu

Al activar Carta Democrática, Almagro presenta cruda radiografía de crisis venezolana


Pese a las maniobras del régimen de Nicolás Maduro por evitarlo, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, activó el martes la Carta Democrática a Venezuela, resaltando que el chavismo está simultáneamente destruyendo la democracia y conduciendo al país hacia una crisis humanitaria.

En un informe de 132 páginas que describen el colapso del país sudamericano, Almagro enfatizó la necesidad de realizar este año un referendo para revocar el mandato de Maduro al señalar que del ejercicio electoral depende la supervivencia del régimen democrático venezolano.

"Esta [el referendo] es la solución política de Venezuela, dado que […] cuando el sistema político de un país está polarizado en extremo la única solución puede surgir de la decisión del soberano", señaló el informe.

El ex canciller uruguayo (2010-2015) invocó el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana para solicitar la convocatoria de un Consejo Permanente de los Estados miembros, entre el 10 y el 20 de junio de 2016, fechas que coinciden en parte con la Asamblea General del organismo, en la que participan los cancilleres y que se celebrará entre el 13 y 15 de junio en Santo Domingo.

Con el pronunciamiento, Almagro se convirtió en el primer secretario general de la OEA en activar la Carta a un Estado miembro contra la voluntad de su gobierno.

Con ese paso sin precedentes en la OEA se abre un proceso de reuniones y votaciones que pueden tener como consecuencia desde resoluciones o gestiones diplomáticas hasta la eventual suspensión de Venezuela como miembro del organismo, para lo cual es necesario el voto de dos tercios de los cancilleres y que solo ocurrió tras el golpe de Estado de Honduras en el 2009.

La decisión de Almagro se produce un día después de que la misión de Argentina en la OEA solicitara a última hora del lunes una reunión del Consejo Permanente para abordar el miércoles la situación de Venezuela.

La iniciativa de Argentina complace los deseos del régimen de Maduro por evitar que la crisis en Venezuela sea ventilada a través de los instrumentos de la Carta Democrática Interamericana, prefiriendo en cambio entablar un proceso de diálogo con la oposición conducido bajo los oficios de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), dijeron fuentes familiarizadas con la situación.

Según el portal de periodismo de investigación Verticenews.com, Almagro decidió invocar la carta democrática pese a los esfuerzos por bloquear la iniciativa de la cancillería argentina, cuya titular, "Susana Malcorra ha negociado el apoyo de Venezuela para su candidatura a la Secretaría General de las Naciones Unidas, a cambio de bloquear las iniciativas de Almagro contra Venezuela".

"Argentina es uno de los actores regionales que está favoreciendo el diálogo en lugar de aplicar la Carta por las violaciones constitucionales del gobierno venezolano. Y el diálogo favorece a Nicolás Maduro", indicó Vértice citando una fuente que habló bajo condición de anonimato.

En su informe, Almagro presentó una detallada radiografía sobre el grado de descomposición en que se encuentra la democracia venezolana, la sostenida violación de los derechos humanos y la falta de independencia del poder judicial.

"Exhortamos al Poder Ejecutivo [...] a eliminar toda forma de incumplimiento de los preceptos constitucionales y políticos respecto al equilibrio de poderes del Estado", manifiesta el documento.

"En ese sentido, se solicita se detenga inmediatamente el ejercicio de bloque permanente al Poder Ejecutivo de las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional, así como asegurar la vigencia de las leyes que han sido aprobadas hasta ahora", enfatizó.

Tras la victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias de diciembre, el régimen de Maduro ha emprendido una campaña para arrebatarle a la Asamblea Nacional sus atribuciones constitucionales, haciendo uso del férreo control que ejerce sobre el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Es un control del ejecutivo sobre el poder judicial que debe ser eliminado, resalta Almagro.

"La actual integración [del TSJ] está totalmente viciada tanto en el procedimiento de designación como por la parcialidad política de prácticamente todos sus integrantes", declaró el secretario general al recomendar una nueva integración de la máxima corte, recomendado para ello el trabajo conjunto del poder Ejecutivo y Legislativo.

En su informe, Almagro manifestó que el Poder Ejecutivo en Venezuela "corre el riesgo de caer de forma inmediata en una situación de ilegitimidad" y que la crisis institucional del país exige la aplicación inmediata de cambios, y en particular, que el Ejecutivo comience a cumplir con la Constitución y con sus compromisos internacionales.

"Esto constituye un imperativo unilateral para el Poder Ejecutivo, que no necesita de una mesa de diálogo para hacerlo, solamente necesita asumir el respeto al Estado de Derecho y al imperio de la ley", señaló el informe.

El informe también solicitó la liberación inmediata de todos los presos políticos arrestados por el régimen de Maduro y abogó a favor de una comisión compuesta por expertos internacionales para combatir la corrupción en Venezuela.

Por otro lado, el informe explora la crisis humanitaria por la que atraviesa el país, atribuyendo el grave problema de escasez de alimentos principalmente a las propias políticas del gobierno.

"Esta escasez que se origina en la distorsión de precios, producto de la existencia de varias tasas cambiarias, de un subsidio estatal que no guarda relación con los precios reales del mercado, más el acaparamiento de algunas empresas y el consecuente florecimiento del negocio conocido como el bachaqueo (la reventa de productos a escala individual pero multiplicada en un amplio segmento de la población que vive de este negocio informal)", explicó el documento.

A la crisis creada por la escasez de alimentos se suma el generado por la falta de medicamentos, fenómeno que mantiene en jaque a cientos de miles de venezolanos que padecen de enfermedades crónicas y no están recibiendo la adecuada atención.

Fuente: El Nuevo Herald