Síguenos en: Menu

ABC de España: Cuba controla a Venezuela a través de un centro de escuchas electrónicas


La situación en Venezuela sigue estando dirigida por los cubanos, que en los últimos años cuentan con la información obtenida por el Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesppa). Ese centro fue creado por Nicolás Maduro en 2013 para unificar la información confidencial que antes manejaban de forma separada la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y los cuerpos policiales.

Además de nutrirse de informes de estos organismos, el Cesppa cuenta con una maquinaria de espionaje propia –un grupo de hackers y expertos electrónicos, con sofisticados dispositivos–, destinada a las escuchas electrónicas, como ya pusieron de manifiesto varios reportajes del portal Vértice News.

El número de «asesores» cubanos en Venezuela ha decrecido debido a la crisis
«Toda esa información acaba en manos de los servicios de inteligencia cubanos, el G2», afirma Gyoris Guzmán, director general de Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo de Venezuela entre 2013 y 2015. Guzmán, que ha pedido asilo en España, fue invitado a dar una conferencia a Cesppa. Le sorprendió que no lo hiciera su director, Gustavo González López, que además es jefe del Sebin, sino un mando cubano conocido como coronel Camilo, que pasa por ser el representante del G2 en Venezuela.

El trato de favor que reciben los mandos cubanos destinados en la república bolivariana lo relata el propio Guzmán. Como responsable de la Oficina Contra la Delincuencia Organizada, Guzmán administraba propiedades decomisadas a delincuentes. Así, sus superiores le hicieron entregar un apartamento de primera línea de playa de la localidad de Tucacas para uso del coronel Camilo, a quien además facilitó una camioneta decomisada. Según Guzmán, al apartamento se le aplicó una millonaria reforma, a pesar de que aún no se había resuelto la situación judicial de su verdadero propietario.

El número de «asesores» cubanos en Venezuela ha decrecido debido a la crisis que atraviesa el país. Cuando Maduro llegó al poder se estimaba que habían 45.000 cubanos.