Síguenos en: Menu

A menos de un cuarto de peso se paga el bolívar en la frontera


El valor del bolívar continúa en picada en la frontera. El viernes la moneda nacional se cotizó en 0,22 centavos de peso, lo que hace mucho más costoso los productos de la cesta básica y medicamentos que mayormente son buscados por los venezolanos en Colombia debido a la escasez que se registra en el país.

El economista y académico Aldo Contreras indicó que el tipo de cambio resulta de dividir el paralelo entre la tasa referencial del dólar en Colombia y que hay factores que impactan directamente en la fluctuación de su valor.

Un ejemplo, dice, son las sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos contra el presidente Nicolás Maduro, que envía grandes señales de riesgo e incertidumbre a los mercados, así como las recientes decisiones de Mercosur y de la Comunidad Económica Europea.

Con base en esto, Contreras calcula que la tasa de cambio baje a 0,15 o 0,20 centavos de peso por bolívar en las próximas horas: "Cuando un país entra en no democracia suceden estos desequilibrios", expresó.

En las casas de cambio habilitadas en la frontera continúan las operaciones de compra a una tarifa aproximada de 1,30 pesos por bolívar, lo que representa una utilidad de más de 80% a quien adquiera la moneda colombiana para la reventa. Esto debido a que el Dicom continúa en 2.980 bolívares por dólar.

"Necesito pesos o dólares para poder comprar el pasaje aéreo a Argentina. Me voy porque no tengo oportunidades aquí", manifestó Daniel González, ingeniero egresado hace año y medio de la universidad que intentó ofertar en Dicom, pero no pudo, así que optó por comprar los pesos colombianos a través de una de las dos casas de cambio que hay en San Cristóbal.

En establecimientos de la capital del estado Táchira dedicados a la distribución de repuestos y partes mecánicas fueron suspendidas las ventas de algunas piezas que se compran en Colombia debido a la fluctuación de la tasa de cambio.

Contreras advirtió que en los próximos días se puede registrar una mayor volatilidad tanto en el tipo de cambio paralelo como en la paridad bolívar-peso a causa de las decisiones que puedan tomarse en mercados internacionales.